Novelas que van a juicio

En un país donde la literatura es casi un asunto de Estado, no es extraño que una novela termine en los tribunales. Como sucedió con el nuevo libro de Emmanuel Carrère, gestado tras la firma de un contrato jurídico con su exmujer, otros personajes se han rebelado contra sus autores, acusándolos de mentir o de calumniar y exigiendo derecho a réplica. Édouard Louis, niño prodigio de las letras francesas, describió en Historia de la violencia (Salamandra) su violación por parte de Reda, un joven inmigrante magrebí, pocos años antes de que se convirtiera en estrella literaria. El escritor lleva años enfrentado a su presunto agresor en un contencioso lleno de giros inesperados. Tras perder un primer juicio por difamación, Reda fue declarado inocente por un tribunal que alegó “la inconsistencia de las declaraciones” del autor. En diciembre, el acusado fue condenado a tres meses de cárcel exentos de cumplimiento, pero por intento de robo y no por agresión sexual. “La culpabilidad no se decreta en las novelas. La justicia ha zanjado”, se felicitó su abogada. El caso no está cerrado, porque Louis piensa recurrir el veredicto.

Seguir leyendo

Lee más: elpais.com


Comparte con sus amigos!