“Nos veremos en el infierno”

No es la primera vez que un pequeño grupo de personas consigue acumular fortunas tan extraordinarias que sus contemporáneos pueden decir, con razón, que nunca antes fueron vistas. Los Zuckerberg (Facebook y WhatsApp), Bezos (Amazon), Gates (Microsoft), Page (Google) o Musk (Tesla) que triunfan en el mundo digital se llamaban en otra época Carnegie o Frick (acero), Rockefeller o Mellon (petróleo) o Vanderbilt y Crocker (ferrocarriles). En todos los casos, se podría decir, como alega la congresista estadounidense Alexandria Ocasio-Cortez, que ese tipo de fortunas es un fracaso de la política y que es la política la que debe poner remedio a tales concentraciones de poder, porque en la inmensa mayoría se trata de negocios que hacen su ventura aprovechando la falta de leyes que los regulen e impidan prácticas monopolísticas.

Seguir leyendo

Lee más: elpais.com


Comparte con sus amigos!