¿Nos gusta la Navidad?

Hay pocos hechos sociales tan coactivos como la Navidad. Está ahí fuera año tras año, cada vez más extendida en el tiempo. Otrora la lotería del 22 de diciembre marcaba su principio y los Reyes su fin. (Ahora dura más de un mes: “Es Navidad en El Corte Inglés”). Dicho período comprendía dos fechas familiares, dos fiestas de celebración pagana y un día que combinaba todo y era específicamente infantil. La recepción del 25 como fecha donde se practica también “la elegancia social del regalo” ha desteñido la fiesta de los Reyes Magos cuya magia se ha perdido en la sociedad de la información. En tiempos la cabalgata de reyes era el colofón de la Navidad. Los niños esperaban con ansia la llegada de sus Majestades de Oriente. Entre ellas había un rey negro, que asustaba o embelesaba a los niños, hoy protegidos por la dictadura de lo políticamente correcto. ¿Qué magia cabe en un mundo racionalizado, presa de la jaula de hierro del consumo y atenta contra las identidades continuamente construidas?

Seguir leyendo

Lee más: elpais.com


Comparte con sus amigos!