«No pienso perseguir a nadie por abortar, pero tampoco lo voy a fomentar»

MADRID Guardar

El debate del aborto se ha «colado» en el pleno de la Asamblea de Madrid de la mano de dos preguntas de control al Gobierno, en sentido contrario: Isa Serra, portavoz de Unidas Podemos, ha interrogado a la presidenta Díaz Ayuso sobre cómo garantiza el Gobierno regional el acceso a la interrupción voluntaria del embarazo; Rocío Monasterio, portavoz de Vox, ha preguntado por las medidas que se llevan a cabo para reducir las cifras de abortos en Madrid. La presidenta ha cortado el debate: «El aborto no es un derecho, es un fracaso. No pienso perseguir a nadie por abortar, pero tampoco lo voy a fomentar».

Las posturas de Unidas Podemos y Vox en este asunto son diametralmente opuestas. Serra le ha achacado a Díaz Ayuso un «interés ideológico en atacar las leyes que nos han hecho avanzar». Ha recordado una de las promesas electorales de la presidenta regional, la de contar al concebido no nacido como miembro de la unidad familiar con vista a conseguir las ayudas pertinentes. «Ahora que al fin vamos a tener un gobierno feminista, daremos muchos pasos adelante. Y después vendrá Madrid», ha afirmado Serra.

La jefa del Ejecutivo regional ha apostado por la libertad y por «no decirle a nadie cómo tiene que vivir». Ha recordado que «muchas mujeres se arrepienten de haber acabado con la vida de ese hijo, pero ninguna se arrepiente de sus hijos». Ha criticado que «el feminismo de Podemos se basa en el odio», y ha destacado que la auténtica brecha de la desigualdad en España no se da entre hombres y mujeres, sino «entre mujeres y madres».

Desde el lado contrario del espectro ideológico, Rocío Monasterio le ha pedido a la presidenta Díaz Ayuso medidas claras de protección de las mujeres embarazadas, para evitar los abortos. Le ha recordado que «tiene el trabajo más bonito del mundo: con sus presuupestos puede salvar vidas». Ha recordado los casos en que las mujeres abortan porque no se les ofrece otra salida: «Muchas querrían sacar ese niño adelante, con ayuda».

Isabel Díaz Ayuso: «Dios no me hizo perfecta , y por eso no soy de Vox»

Por eso, ha pedido que «los recursos de la Comunidad los dediquemos al más débil. Si no, ¿a qué nos vamos a dedicar, a crear consejerías? Si no nos dedicamos al más débil, sobramos todso los que estamos aquí».

Díaz Ayuso ha ironizado en su respuesta: «Dios no me hizo perfecta , y por eso no soy de Vox». Ya en un tono más serio, le ha recordado su posición en este punto: «Para mí el aborto no es un derecho, es un fracaso», pero ha concluído que ella cumple las leyes aunque no le gusten, y que «decir que el aborto cero es una falacia, no lo vamos a conseguir, ni unos ni otros».

Para terminar, le ha insistido a Monasterio en que «sin el estado de las autonomías, el Gobierno estaría en manos de los de enfrente -refiriéndose al bloque de partidos de izquierda-, y dígame cómo íbamos a erradicar así el aborto».

Lee más: abc.es


Comparte con sus amigos!