No lo sé

No sé si el aumento de un 500% de las acciones de Tesla puede considerarse una burbuja, tampoco si Messi terminará o no la temporada siguiente en el Barça (ni si debería hacerlo). No puedo pronunciarme sobre las implicaciones que tiene resolver la Conjetura de Hodge, aunque el premio para quien la resuelva, cifrado en un millón de dólares, tendría que ser un aliciente para intentarlo. Por otro lado, ignoro por qué Hilaria Baldwin, nacida en Boston, afirma contundente que es mallorquina —a mí también me gusta Boston, pero suelo recordar que no nací ahí—. Tampoco sé qué contestar cuando me preguntan si la autoficción es tramposa, aunque no añado, como sospecho, que cada uno hace lo que puede (esa gran verdad que nos hermana a todos bajo el mismo paraguas: uno no hace lo que quiere si no lo que buenamente puede). Sigo sin saber qué opinión me merece la dieta Keto o el paleotraining, ni por qué lado es mejor que caiga el papel higiénico, si pegado del lado de la pared o lejos de ella. Por si todo esto fuera poco, sigo sin entender las consecuencias de la aperturidad fáctica del Dasein, y no he logrado dilucidar, a pesar de haber leído bastante sobre el tema, si la ballena de los 52 hercios es la ballena más solitaria de la tierra o más bien al contrario: la ballena más absolutamente libre y feliz que, sabiéndose no escuchada, recorre a sus anchas el océano.

Seguir leyendo

Lee más: elpais.com


Comparte con sus amigos!