Nicolás Maduro busca el protagonismo de una cumbre iberoamericana centrada en los efectos de la pandemia

Nicolás Maduro arrasa con todo. El presidente venezolano, repudiado por buena parte de los países latinoamericanos, será el gran protagonista de una cumbre iberoamericana, la vigesimoséptima, muy atípica. La cita, organizada este año por Andorra, el pequeño país de los Pirineos cuyos bancos han sido refugio de grandes fortunas opacas no solo españolas sino también latinoamericanas, como se ha visto recientemente con varios escándalos en México, Venezuela o Argentina, es en gran parte telemática. Solo estarán en Andorra los jefes de Gobierno o de Estado de España, Portugal, República Dominicana y Guatemala. El resto entrarán por videoconferencia. Y el asunto central de la cumbre es la pandemia y sus devastadores efectos en Latinoamérica, que con un 9% de la población mundial tiene el 30% de los muertos por covid, según datos del Gobierno español. Pero Maduro, que nunca ha participado en una cumbre iberoamericana y siempre ha despreciado este organismo ―en 2016 dio un sonoro plantón en Cartagena de Indias (Colombia), después de asegurar que iba e incluso simular que su avión había partido de Caracas― ha decidido esta vez estar presente para reivindicar su legitimidad como presidente, que varios países rechazan.

Seguir leyendo

Lee más: elpais.com


Comparte con sus amigos!