Nëwemp. La constitución que no fue

“El agua es propiedad de la nación y por lo tanto las instituciones determinan a quien concesionan su aprovechamiento” nos repetían una y otra vez los funcionarios. Ante esas aseveraciones repetíamos una y otra vez que, sobre nuestro territorio, como pueblos indígenas, tenemos derecho a la libre determinación. “¿Por qué tendrían ustedes que tener ese privilegio sobre otros mexicanos? ¿Son acaso ciudadanos con derechos especiales? En este país todos somos iguales ante la ley. La Constitución Mexicana lo dice en su artículo 27, ustedes no son propietarios del agua”. Esta misma queja, la de concebir los derechos de los pueblos indígenas como derechos especiales que anulan el principio de la igualdad ante la ley es una idea muy frecuente de ciertos intelectuales orgánicos de las democracias liberales. Durante muchísimo tiempo las comunidades mixes habían podido beber y aprovechar las fuentes de agua de sus territorios sin tener títulos de concesión otorgados por las instituciones del Estado. Dado que el agua como los minerales que están en el subsuelo se consideran esencialmente propiedad de la nación, es decir, en este caso, propiedad del Estado, éste se toma el derecho de concesionar o dar permiso a las empresas para explotar el agua y los minerales en territorios de los pueblos indígenas sin tomar en consideración su voluntad o las afectaciones que puedan tener, ése ha sido su comportamiento sistemáticamente. Si el Estado decide crear grandes presas hidroeléctricas, entonces desaparece comunidades enteras de pueblos indígenas que son desplazadas de su territorio sucedió con pueblos mazatecos y chinantecos a mediados del Siglo XX. Estas acciones se contraponen y entran en conflicto con el derecho a la autonomía y a la libre determinación de estos pueblos cuyo reconocimiento y respeto por parte del Estado se ha peleado tanto. ¿Por qué la pertenencia a un pueblo indígena nos otorga el derecho a disponer de un territorio en autonomía y libre determinación mientras que a otros ciudadanos mexicanos no?

Seguir leyendo

Lee más: elpais.com


Comparte con sus amigos!