‘Natillas’ de caqui, yogur y cacao

Con todo el dolor de nuestros corazones -y con todo lujo de detalles-, ayer pudimos comprobar como el intento de flan de caqui y cacao de nuestro Amado Líder Mikel López Iturriaga acababa con un resultado más demigrante que la famosa pizza de Forocoches (si te lo perdiste, aún puedes redimirte viendo hoy el Comidistest de postres sin azúcar). Pero como la idea sonaba bien, y en esta santa casa no somos de rendirnos a la primera, decidimos darle una segunda oportunidad a la combinación de caqui y cacao.

La redención llegó de una idea publicada en la página de Facebook de Carlos Ríos, el nutricionista al frente de la comunidad Realfooding, desde la que promueve el consumo de alimentos no procesados y saludables frente a los miles de productos insanos que campan por las estanterías de los supermercados. La receta de Ríos -gran fan del caqui, pasión que comparto, sobre todo en las versiones saroni y persimon- es sencillísima, y el resultado está tan bueno y cremoso que te hace olvidar de inmediato el ladrillo al que se tuvo que enfrentar el comidista mayor del reino (aunque no nos responsabilizamos del resultado si lo dejas dormir en la nevera).

Después de un par de pruebas optamos por el yogur griego porque le daba más cremosidad a las “natillas” -llámalas “crema” si lo otro te ofende- pero se puede usar perfectamente uno normal, o uno con base vegetal en lugar de leche si eres vegano o vegetariano estricto. Si las preparas por primera vez, es importante empezar con una cantidad pequeña de cacao para poder ir probando y ajustando, ya que el cacao puro es bastante potente y si nos pasamos puede amargar. Por lo demás, no tiene absolutamente ningún secreto: puedes rematarlo con frutos secos picados, fruta fresca -con plátano o mango está realmente bueno- o un poco de chocolate y coco seco rallado.

Dificultad

Es de jardín de infancia de realfooding.

Ingredientes

Para 2 personas

Preparación

Si haces esta receta, comparte el resultado en tus redes sociales con la etiqueta #RecetasComidista. Y si te sale mal, quéjate a la Defensora del Cocinero enviando un mail a defensoracomidista@gmail.com.

Lee más: elpais.com


Comparte con sus amigos!