Mundial de básquet. Uno por uno: el análisis de los 12 jugadores de una selección argentina para el recuerdo

Argentina logró un subcampeonato tan histórico como merecido Fuente: Reuters – Crédito: Kim Kyung-Hoon

PEKÍN, China.- A puro trabajo y perfil bajo, la selección argentina de básquetbol pisó fuerte en el Mundial de China para ser la revelación absoluta del torneo y lograr un subcampeonato tan histórico como merecido. La derrota frente a España en la final no opaca el gran trabajo realizado con siete victorias consecutivas y dos grandes golpes ante los candidatos Serbia y Francia en cuartos de final y semifinales. Y, por eso, el entrenador Sergio Hernández se llevó grandes impresiones de los 12 jugadores, al punto tal que sentenció: “Este es el mejor equipo que dirigí en mi vida”. Aquí, el análisis uno por uno de todos los integrantes del plantel.

Facundo Campazzo

Campazzo, el mejor jugador del equipo Fuente: Reuters

El base cordobés fue el mejor jugador de la selección nacional. Un líder natural y responsable. Es el dueño de Real Madrid y del equipo argentino. España entendió que era la cabeza de la serpiente de este equipo y la cortó. Fue una de las razones por las que ganó la final. No pudo imponer el ritmo esta vez, pero sí lo hizo ante rivales igual de poderosos. Defensor insoportable. Resultó definitivamente el torneo consagratorio para él. Promedios: 13,3 puntos, 7,8 asistencias y 2 robos.

Loading...

Luis Scola

Para encontrar un mejor torneo suyo en la selección hay que ir hasta Turquía 2010, cuando tenía 30 años. Desafió las leyes naturales, lideró emocionalmente al equipo. Ofreció respuestas ofensivas en los momentos más calientes. Estuvo formidable con su tiro de tres puntos y mejoró notablemente su defensa con un estado atlético impropio de un hombre de cuatro décadas. “¡Mirá que bueno que es este equipo que hace defender a Luisito!”, bromeó hace horas Andrés Nocioni. Torneo inolvidable de una leyenda del básquetbol mundial. Promedios: 17,9 puntos y 8,1 rebotes.

El eterno Scola volvió a ser esencial, mientras que Laprovittola fue el complemento ideal para Campazzo
El eterno Scola volvió a ser esencial, mientras que Laprovittola fue el complemento ideal para Campazzo Fuente: AFP

Nicolás Laprovittola

El complemento ideal para el juego de Campazzo. Si uno se destaca principalmente por su vértigo, él otro lleva lectura de juego, control y serenidad. El MVP de la Liga española, ingresó siempre desde el banco de los suplentes, pero condujo al equipo cada vez que lo necesitó y estuvo un promedio de 22 minutos en la cancha. Paciente, seguro y serio. Cuando parece lento y da la sensación de que enreda la ofensiva, siempre encuentra un tiro al aro sutil o un pase preciso. Muy consistente en sus tiros de tres puntos. Promedios: 10 puntos y 3,6 asistencias.

Gabriel Deck

Silencioso, inadvertido y letal. Entró como suplente para ofrecer soluciones en cada encuentro de acuerdo a las necesidades específicas del equipo. Aunque no era su especialidad fue una de las banderas en la defensa, aspecto en el que creció notablemente tras su primera temporada en Europa con Real Madrid. Capaz de anotar con mucha facilidad y disimular con coraje las desventajas físicas, ya que jugó mayormente como ala pivote y sus rivales suelen ser entre 10 y 15 centímetros más altos que él. Tampoco defraudó en los pocos momentos en los que se movió como alero. Además, actuó en varios partidos con una incómoda lesión intercostal y jamás lo hizo notar. Un titán. Promedios. 13,9 puntos y 3,1 rebotes.

Deck entró como suplente y terminó brillando
Deck entró como suplente y terminó brillando Crédito: Prensa CABB

Patricio Garino

Uno de los mejores defensores del torneo. Siempre marcó al mejor perimetral del rival, así fuera un base, un escolta o un alero. Se lo vio un poco fastidioso con los árbitros, molesto por lo estricto con su juego, un punto que deberá corregir a futuro. Su aporte ofensivo también fue clave en los grandes juegos. Promedios: 8,1 puntos, 3,3 rebotes y 1,5 robos.

Marcos Delía

Otro que se consagró. Un defensor notable y una pieza clave para correr las jugadas con exactitud. Sus cortinas son decisivas en los circuitos de desmarques. Además, elevó su rendimiento ofensivo con cortes al aro atacando espacios que le permitieron anotar varias volcadas y dobles fáciles. Con excepción del partido final ante Marc Gasol, no perdió los demás duelos ante los NBA, con Rudy Gobert (Francia, Utah) y Nikola Jokic (Serbia, Denver). Una garantía. Promedios: 7 puntos y 4,6 rebotes.

Garino y Delía, dos pilares defensivos del equipo de Hernández
Garino y Delía, dos pilares defensivos del equipo de Hernández Crédito: Reuters

Luca Vildoza

Autoexigente como es, se reprochó su primera mitad del torneo porque no estuvo fino con el tiro de tres puntos en el arranque. Pero su desempeño defensivo fue siempre óptimo y su seguridad con el balón, muy importante en los partidos más complejos. Además, resignó mayormente su puesto natural (base), porque los conductores del equipo son Campazzo y Laprovittola. Indispensable para el equipo. Promedios: 5,8 puntos y 2,1 asistencias.

Nicolás Brussino

Se esperaba un poco más de un tirador de rachas, pero tampoco fue un mal torneo. Su presencia es siempre valiosa porque eleva el promedio de estatura del equipo y le suma centímetros al equipo en la posición de escolta. Con eso ayuda en los rebotes, uno de los principales déficits del equipo. Tuvo un buen 41% en triples, pero tiró menos de lo deseado. Promedios: 5 puntos y 2,6 rebotes.

Vildoza, indispensable para el equipo
Vildoza, indispensable para el equipo Fuente: Reuters – Crédito: Kim Kyung Hoon

Máximo Fjellerup

El alero de San Lorenzo fue muy importante para reemplazar a Garino cuando se cargó de faltas. Estuvo a la altura de las exigencias. Tiene que mejorar su tiro exterior para generar más inquietudes al rival en ofensiva. Pero atacó el rebote muy bien, fue hacia el aro con decisión y fue el jugador más atlético del equipo. Promedios: 2,3 puntos y 2,1 rebotes.

Tayavek Gallizzi

Después de su buena temporada en la Liga Nacional, demostró su crecimiento también en el nivel internacional. Cuando Delía necesitó descanso, entró como fuerza de choque, a luchar debajo del aro con los gigantes de los rivales. Es fuerte y duro en su defensa, pero todavía puede crecer en su juego posicional. No tiene miedo ni complejos. Promedios: 1,7 punto y 1 rebote.

Agustín Caffaro

Tuvo su desafío importante cuando le tocó jugar algunos minutos importantes contra Serbia. Le tocó resistir ante Boban Marjanovic (2,21 metros) y lo hizo muy bien. Es un pivote ágil y con un potencial enorme. Después, sólo ingresó cuando los partidos ya estaban definidos. Promedios: 1,3 puntos y 0,7 rebotes.

Lucio Redivo

El que menos oportunidades tuvo. Mide 1,83m. En la posición de escolta y en el nivel internacional su puesto es para jugadores con más centímetros. Sin ritmo, recién metió su primer tiro de cancha en la final contra España, cuando el partido estaba definido. Promedios: 1,8 puntos y 0,8 asistencias.

ADEMÁS

Lee más: lanacion.com.ar


Comparte con sus amigos!