Muere una mujer que fue a trabajar a un colegio electoral en EE UU sabiendo que estaba infectada de coronavirus | Blog Mundo Global

Tenía una cita con las urnas en las elecciones presidenciales del pasado martes, pero también sabía, desde unos pocos días antes, que estaba infectada por coronavirus. Puso en una balanza las dos obligaciones: la de acudir a supervisar las votaciones y el escrutinio y la de guardar cuarentena, pero optó por la primera. Poco después, murió.

La mujer, de la que no ha trascendido nombre ni edad, había recibido los resultados, positivos, de una prueba de coronavirus el 30 de octubre. Tenía que aislarse dos semanas, pero el día 3 de noviembre se presentó en un colegio electoral del contado de St. Charles, en el Estado de Montana. Ese día pasaron por allí, además de sus nueve compañeros de trabajo, 1.858 votantes. Las autoridades no han desvelado ni el momento ni la causa última de la muerte de la fallecida, informa The Washington Post.

Algunos vecinos del condado que fueron a votar al mismo colegio electoral han mostrado su enfado y su preocupación por sentirse expuestos al contagio, informa el rotativo estadounidense citando a un diario local. Aunque los enfermos de coronavirus mantuvieron íntegro su derecho a votar a pesar de su estado, a los trabajadores electorales enfermos se les instaba a quedarse en casa en un manual de recomendaciones. 

El Departamento de Salud Pública del condado ha informado de que se han puesto en contacto con todos los trabajadores que prestaron servicio en el mismo colegio electoral y de que han preguntado a los familiares de la fallecida por los lugares que visitó los últimos días de su vida.

En un comunicado, tranquiliza a los votantes que depositaron sus papeletas en el lugar, pues, entiende el departamento, la labor del supervisor electoral «no conlleva normalmente estar en contacto cercano con los electores, o manejar iPads, repartir bolígrafos o comprobar los carnés de identificación». Señala además que a todos los trabajadores se les exigió que llevasen mascarillas o pantallas protectoras durante toda la jornada, y que se instalaron separaciones de plástico entre los votantes y los técnicos. Sin embargo, el director de la Junta Electoral del condado ha puntualizado que, normalmente, los ciudadanos que encuentran algún problema con su identificación a la hora de votar suelen dirigirse al supervisor electoral. 

Lee más: elpais.com


Comparte con sus amigos!