Montesquieu contra la salud pública

El espectáculo político/judicial en Madrid está desviando nuestra atención de las cuestiones cruciales. Esto es una pandemia y la estrechez de miras característica del politiquerío no sirve de gran cosa a esas escalas. Algún juez debería incorporar en su disco duro lo que ocurre un poco más allá de Plaza Castilla, la frontera norte de Madrid. Las diatribas técnico/jurídicas sobre qué Administración puede decretar un confinamiento perimetral y cuál otra el aislamiento doméstico resultan de sumo interés, pero convendría aplazarlas para más tarde. En una pandemia, una semana de retraso en actuar puede significar la eternidad de los cementerios. Seguro que, al formular la separación de los poderes del Estado, Montesquieu no tenía en la cabeza una situación como esta. Un simple juez parece ahí un insecto enfrentado a la segunda ola de un tsunami, que suele ser la más letal.

Seguir leyendo

Lee más: elpais.com


Comparte con sus amigos!