Millones “caídos del cielo” y pobreza energética

La ola de frío volvió a disparar los precios de la electricidad en enero. Es un fenómeno frecuente desde 1997 en que el Gobierno del Partido Popular implantó el método marginalista de fijación de precios, que venía reclamando el oligopolio de las eléctricas. En este método, inspirado en la escuela neoliberal vigente en varios países europeos, el precio de todas las energías queda determinado por la última que se incorpora al mercado, que es la más cara. Primero se utilizan las energías más baratas (hidráulica y nuclear) con instalaciones ya amortizadas. En invierno, al estar poco disponibles la eólica y fotovoltaica se recurre al gas natural, más costoso y que casualmente en momentos críticos suele ser especialmente caro.

Seguir leyendo

Lee más: elpais.com


Comparte con sus amigos!