Messi llega antes que nadie

El lunes pasado, Ronald Koeman dirigía su primer entrenamiento en la Ciudad Deportiva del Barcelona. Entonces, 19 futbolistas, que habían pasado las pruebas PCR el día anterior, se pusieron a las órdenes del técnico holandés. Estaban los descartados Luis Suárez, Rakitic (fue traspasado al Sevilla), Arturo Vidal y Umtiti; faltaban los jugadores convocados por sus selecciones. Ninguna ausencia, en cualquier caso, tenía tanto peso para el nuevo preparador azulgrana como la de Lionel Messi. El capitán azulgrana estaba en modo rebelde. No quería saber nada del Barça, de LaLiga, mucho menos del presidente, Josep Maria Bartomeu. Una semana después, a Messi no le quedó más remedio que rectificar. Pasó las pruebas PCR, como manda el protocolo de LaLiga, y se sumó al trabajo de Koeman.

Seguir leyendo

Lee más: elpais.com


Comparte con sus amigos!