Merkel admite fallos en la lucha contra el cambio climático y pide acelerar las medidas

La canciller alemana, Angela Merkel, admitió este jueves fallos y omisiones en la política para frenar el cambio climático. Con las imágenes de las devastadoras inundaciones en el oeste del país en la retina, la líder germana reconoció: “No se ha hecho lo suficiente, por eso hay que acelerar el ritmo” de las medidas.

Seguir leyendo

Sin tiempo para pensar en el futuro

“Tengo poco tiempo para pensar en lo que vendrá” En la última rueda de prensa de verano que da tradicionalmente Angela Merkel, como era de esperar, varios periodistas preguntaron por sus planes de futuro y también sobre el balance que hace de sus 16 años de Gobierno. “Los balances los tienen que hacer otros y ya los harán, pero me alegro de que hayamos pasado de cinco millones de parados a menos de tres y tengamos una tasa de paro juvenil muy baja”, respondió. Merkel afirmó que aún no ha tenido tiempo para pensar en lo que hará tras cerrar su etapa como canciller. “Cada semana es muy exigente. Con la pandemia estamos en una situación en que las infecciones crecen, y hemos tenido unas inundaciones tremendas. Trabajaré hasta el último día como siempre lo he hecho y tengo poco tiempo para pensar en lo que vendrá”. “Manejar crisis significa hacer frente a amenazas para puestos de trabajo y para vidas humanas. Por eso uno desearía que hubiera menos. Pero el mundo es como es”, dijo cuando se le preguntó si le desagradaba que se le llamara la canciller de las crisis. “La vida sin ellas es más fácil, pero cuando están ahí, hay que afrontarlas; para eso estamos los políticos”, dijo La única ocasión en que Merkel tardó algo más en responder fue a la pregunta de con qué jefe de Gobierno se había sentido mejor en el trabajo internacional. “No voy a dar calificaciones. Uno a veces se encuentra con gente con la que comparte opiniones. Eso a veces facilita las cosas. Pero a mí me pareció siempre un desafío positivo trabajar con gente que veía las cosas de otra manera”, dijo. Después de unos 90 minutos, y en respuesta al agradecimiento de la moderadora de la rueda de prensa, la canciller respondió a modo de despedida: “También me gustaría dar las gracias. Ha sido un placer para mí.”

Lee más: elpais.com


Comparte con sus amigos!