Memoria del genocidio

Ahora que hay gente que se pasea por Madrid echando la culpa a los judíos y que el Gobierno polaco persigue a los historiadores que no le gustan, conviene recordar que hace cien años tuvo lugar un juicio que terminaría, indirectamente, universalizando la justicia. El director francés Robert Guédiguian estrenó en 2015 una película que empieza con ese juicio. Puede verse en Filmin, se titula Una historia de locos y, antes de viajar a la actualidad, se detiene en el Berlín de 1921. Allí se juzgó a un joven armenio por el asesinato en Alemania de un exministro turco. El acusado quedó absuelto porque su abogado argumentó que el mandatario había ordenado el asesinato masivo de los armenios de Erzurum, entre ellos, la familia de su verdugo.

Seguir leyendo

Lee más: elpais.com


Comparte con sus amigos!