‘Memento mori’ blaugrana

Las malas épocas también merecen un hueco en la historia de los clubes más poderosos. Porque, aunque tiendan a olvidarse, forman parte de su manera de ser. De su cultura. En tiempos de posverdad y hechos alternativos; en una era en la que reconocer los fracasos implica cierta -y falsa- sensación de debilidad y en la que el éxito se forja a partir de triunfos mecánicos y repetitivos, no está de más reivindicar esos momentos en los que una institución se asomó al abismo o, lo que es peor, a la indiferencia. No pasa nada por recordar que hubo un tiempo en el que no se alzaban torneos cada año. Es, incluso, una cuestión de salud mental: rememorar las vacas flacas puede ayudar a entender el lugar de los clubes en la historia. Una suerte de memento mori deportivo: recuerda que unos pocos centímetros te pueden separar de la gloria y devolver a la tierra.

Seguir leyendo

Lee más: elpais.com


Comparte con sus amigos!