Masca, por el barranco más antiguo de Tenerife

Un grupo de cuervos canarios recibe el amanecer sobre los acantilados del noroeste de Tenerife. Posados sobre los restos de una antigua edificación, custodian la estrecha y sinuosa carretera de acceso al parque rural de Teno, un terreno abrupto y cortado que desciende hacia el océano y en el que emergen roques de una salvaje y desafiante belleza. Esta es una las partes más antiguas de la isla: se formó millones de años antes que el Teide, cuyo origen data de hace unos 170.000 años. El paso del tiempo, el mar y la erosión han creado una arquitectura natural única: “Es un paraje genuino, con una fisionomía totalmente diferente al resto de la isla”, apunta Judith Fernández, directora del parque.

Seguir leyendo

Guía práctica

Lee más: elpais.com


Comparte con sus amigos!