“Más que inmunizarse contra la gripe, es esencial que los niños tengan al día el calendario de vacunación” | Mamás y Papás

Poco a poco las escuelas van abriendo sus aulas. Sus puertas han permanecido cerradas a cal y canto desde hace seis meses por la covid-19, aunque algunas ya empezaron a abrir tímidamente durante los meses de verano para acoger a algunos grupos de niños en campamentos. En estas próximas semanas, los cerca de 8.200.000 estudiantes de las distintas etapas educativas de Infantil, Primaria, Secundaria/Bachillerato y Formación Profesional estarán incorporados a su día a día académico. Alumnos y alumnas con edades comprendidas entre tres y 17 años entrarán en la “nueva normalidad” escolar con geles desinfectantes, mascarillas obligatorias y guardando la distancia de seguridad. Una apertura de los centros que se produce tan solo varias semanas antes de que se inicie la campaña de vacunación de la gripe. Una enfermedad que comparte alguna sintomatología con el SARS-CoV-2 (covid-19), como fiebre, tos, dolor de garganta o dolos (muscular), y con la que se quiere evitar la enfermedad y sus complicaciones, sobre todo en poblaciones vulnerables, y prevenir así la saturación del Sistema Nacional de Salud.

En el caso de la población infantil, la Asociación Española de Pediatría (AEP) viene considerando que la vacunación antigripal infantil de los niños mayores de 6 meses, tal y como proponen la OMS, es una medida preventiva recomendable por cuanto proporciona al niño protección individual y favorece la protección familiar y comunitaria. Sin embargo, en el escenario actual generado por la pandemia Covid-19, el doctor Javier Álvarez Aldeán, vocal del Comité Asesor de Vacunas de la Asociación Española de Pediatría (CAV – AEP), apunta que “la AEP entiende que dicha sugerencia debería hacerse de acuerdo con las recomendaciones oficiales de las autoridades de salud pública, porque es prioritario actualmente garantizar el abastecimiento de vacunas para las personas mayores y los grupos de riesgo de infección grave por gripe y SARS-CoV-2″.

Una opinión con la que coincide el jefe de Pediatría del Hospital Sant Joan de Déu Barcelona, Juanjo García, quien señala que, aunque es cierto que tanto la gripe como el Covid-19 pueden producir una sintomatología similar, por lo que parecería razonable vacunar de forma general a toda la población infantil y juvenil, “en esta época de pandemia es imprescindible vacunar en primer lugar a la población que pertenezca a grupos de riesgo (pacientes con enfermedades respiratorias, diabéticos, obesidad, inmunodeprimidos, enfermos con cáncer, etc.) y a las personas mayores de 65 años, por lo que es necesario priorizar a estos grupos”. Además, Juanjo García manifiesta que, además, “dependerá de la disponibilidad de la vacuna en nuestro país, dado que podrían llegar a darse problemas de suministro y no podemos permitirnos que estos grupos de especial riesgo se queden sin vacunar”.

La pauta es de una dosis de la vacuna establecida para la presente temporada, excepto en los niños menores de 9 años en los que la pauta para la primera vez que se vacunan será de dos dosis separadas por al menos un mes. La composición de la vacuna la establece cada año la Organización Mundial de la Salud (OMS) en el mes de febrero y el inicio de la campaña se hará tan pronto como las CC AA. dispongan de las vacunas, posiblemente a finales de este mes de septiembre, iniciando la campaña a primeros de octubre con las personas institucionalizadas y posteriormente el resto de población.

Este año, con la aparición del covid-19, ¿la vacuna de la gripe modificaría su contenido? El Doctor Javier Álvarez Aldeán explica que cuando la OMS establece en febrero la composición de la vacuna para la próxima campaña (con dos tipos de virus A y dos tipos de virus B) se inicia por parte de los fabricantes el proceso de producción que conlleva varios meses para la fabricación, procedimientos de calidad y seguridad, empaquetamiento y distribución: “Por este motivo no es posible cambiar la composición una vez iniciada la campaña. Entendiendo que la vacuna frente a la gripe es una vacuna inactivada debería ser compatible con las vacunas candidatas frente al virus SARS-CoV-2, aunque este hecho deberá estar indicado en su momento por las vacunas que vayan estando disponibles”.

Junto a las recomendaciones de que la población infantil y juvenil se vacune de la gripe, existe la prioridad de que los estudiantes en estas edades tengan al día el calendario de vacunas. David Andina, pediatra, destaca que “en este grupo poblacional, más que la vacuna de la gripe, que es importante en aquellos casos que está recomendada su puesta por ser grupo de riesgo o conviviente con grupo de riesgo, lo esencial, sobre todo, es que los niños y las niñas tengan al día el resto de las vacunas del calendario de vacunación”. Este pediatra advierte de que lo que ha existido durante la pandemia son retrasos en la puesta de algunas dosis en menores de un año. Una situación que, actualmente, los pediatras de Atención Primaria están revirtiendo, contactando con las familias de todos los niños que debido a la aparición de covid-19 no se pudieron vacunar, para que lo hagan e inicien el colegio con el calendario correctamente cumplimentado”.

Lee más: elpais.com


Comparte con sus amigos!