Marta López, novia de Kiko Matamoros, se derrumba al hablar de la anorexia que padeció

Kiko Matamoros ponía fin a su matrimonio con Makoke hace apenas unos meses. Desde entonces, el televisivo ha tratado de rehacer su vida iniciando nuevos romances. Primero comenzó su noviazgo con Cristina Pujol, con quien terminó después de cuatro meses, y ahora está más que ilusionado con su nuevo amor, Marta López Álamo.

Desde que se conoció el romance del colaborador de «Telecinco» con la «influencer», la joven ha pasado de ser un personaje anónimo a convertirse en uno de los principales focos de interés de los medios de comunicación. Marta López siempre se ha mostrado muy discreta a la hora de hablar de su vida privada, aún cuando recibía críticas que hacían referencia a los 40 años de diferencia entre su pareja y ella.

Ahora, la «Instagramer» se ha abierto y a compartido a través de su canal de «Mtmad» uno de los momentos más dramáticos y duros de su vida. «Me habéis pedido muchísimo que hablara sobre este tema y quiero ser transparente y ayudar a quienes estén pasando por ahí», comenzaba diciendo López en el vídeo. Con tan solo trece años, la novia de Kiko Matamoros tuvo que luchar contra una anorexia nerviosa: «Estos trastornos vienen de una falta de autoestima en una misma. Los TCA (trastornos compulsivos alimenticios) son trastornos obsesivos con tu cuerpo y cuando tienes uno, mutas. Te conviertes en una persona diferente, yo me volví manipuladora, mentía…».

La influencer asegura que su personalidad cambió de manera radical y se vio en la obligación de ponerse en manos de un nutricionista y un psiquiatra, que la vigilaban y controlaban su peso: «A mis profesores se las hice pasar canutas. Me han quedado dos cicatrices en las clavículas porque se me clavaban los huesos. El hueso del coxis, tal y como me dijeron los médicos, se me iba a salir».

Marta, también ha querido hacer referencia a su familia. Por ello, se ha pronunciado sobre cómo vivieron esos desagradables momentos: «Mi hermana se sacrificó por mí. Con el tiempo me confesó que casi acabó con un trastorno alimenticio. Yo tenía que comer menos que todo el mundo y me obsesioné con que mi entorno comiese el doble. Así que obligaba a mi hermana a que se hiciera unos espaguetis con nata y yo comía súper poco. Ella comía muchísimo para que yo comiera un poco. Se sacrificó mucho por mí con solo diez u once años». Además, la «influencer» ha confesado que su enfermedad le pasó factura en sus relaciones personales: «Te alejas de tus amigas, no te soportan, de tu familia, tenía mucha ansiedad. No concebía la vida sin estar obsesionada. Me encantaba que la gente me mirara. Me encantaba ser como un cadáver. Llevaba una vida de estrés físico y psicológico. Los médicos me dijeron que o cambiaba o me moría. Estaba muy cansada de estar siempre triste, descontenta, pensaba para qué vivir así. Me planteé si quería seguir así o ser feliz», fue a partir de esa reflexión cuando López decidió salir del pozo sin fondo en el que estaba metida y comenzó a poner de su parte para mejorar su estado de salud.

Loading...

Lee más: abc.es


Comparte con sus amigos!