Mariposas en el Caribe

El mar de plantaciones de yuca, cacao, azúcar o café, que acompañan al viajero que cruza de sur a norte República Dominicana por la colorida carretera que une las dos grandes ciudades del país, Santo Domingo con Santiago, sumen al viajero en un bucólico estupor de admiración ante la proverbial generosidad de la naturaleza con la isla. Frente a tanta belleza, resulta difícil siquiera imaginar el estremecimiento y terror que recorrió el país cuando Rafael Leónidas Trujillo persiguió con saña y minuciosidad a sus opositores. Transcurridas tres cuartas partes del camino entre ambas ciudades, cuando se abandona la carretera para iniciar un último tramo hacia Salcedo, el frondoso y bello paisaje tropical, hace suponer de dónde llegó la inspiración del alias con el que serían llamadas entre los disidentes las célebres hermanas Mirabal: Patria, Minerva y María Teresa. Conocidas como las mariposas, el batir de sus alas desencadenó la variable política del famoso efecto natural que, a partir de su cruel asesinato a palos por esbirros del dictador en un camino cualquiera entre los cañaverales, generó un crisol de respuestas ante los múltiples desafíos que República Dominicana había de enfrentar tras la dictadura. Corría el 25 de noviembre de 1960.

Seguir leyendo

Lee más: elpais.com


Comparte con sus amigos!