Marginar a los ultras

Europa ha asistido esta semana, en cuestión de horas, a tres importantes iniciativas vinculadas con el futuro de la nebulosa ultraderechista en el continente. Los servicios secretos alemanes anunciaron la puesta formal bajo vigilancia de Alternativa para Alemania, principal partido de oposición en el Bundestag, por sospechoso de intentar subvertir el orden constitucional; el Gobierno francés ha declarado ilegal la organización radical xenófoba e islamófoba Génération Identitaire, por promover una ideología de odio; y el Partido Popular Europeo forzó la salida de sus filas de Fidesz, la formación del líder húngaro Viktor Orbán. Naturalmente, se trata de episodios con muy diversas características, y los grupos afectados también tienen diferencias entre ellos. Pero hay un común denominador claro sobre el que es conveniente reflexionar: cómo deben los moderados interactuar con formaciones de derecha extrema.

Seguir leyendo

EDITORIAL | Sí a las restricciones contra la pandemia

Los límites a la movilidad en Semana Santa son lógicos; una vez más, no lo es la oposición de Ayuso

Lee más: elpais.com


Comparte con sus amigos!