Mangonada con chamoy | Recetas El Comidista EL PAÍS

Hoy en El Comidista; mangonada con chamoy, o cómo sobrevivir al calor en México. ¿Mangoqué? ¿Con qué? Explicación exprés: una especie de granizado de mango aderezado con una salsa rojiza con textura de jarabe, de sabor dulce, agrio, picante y salado, y que tradicionalmente se elaboraba con albaricoques o mangos confitados. Se suele servir en un vaso escarchado con tajín; un condimento hecho con sal, chile y limas deshidratadas.

Hay tantas formas de preparar mangonada como de servirla; se puede tomar fría, moderadamente helada, granizada o en formato polo. Los ingredientes también pueden variar: se pueden emplear mangos frescos y cubitos de hielo o dados de mango congelado. En vez de triturar la fruta en agua se puede hacer en zumo de cítricos. La versión chispa admite un chorrito de tequila, mezcal, ron o vodka. Hay quien tritura un plátano junto con el mango para darle mayor cremosidad. En cuanto a los tropezones, libertad. Las mangonadas se pueden rematar solamente con un poco de tajín y chamoy o con daditos de distintas frutas, cacahuetes japoneses machacados o chaca-chaca, que son trocitos de tamarindo cubiertos de chile en polvo.

Lo que le da el punch a esta receta es la salsa de chamoy y el tajín. Si omitimos ambos ingredientes, nos quedamos con un simple frappé de mango. Por eso vale la pena acercarse a un colmado latino o comprarlos en internet. El chamoy lo podéis usar para darle un toque final más explosivo a helados, macedonias, cócteles o frutas, y el tajín para sazonar ensaladas, guacamoles, carnes, pescados, patatas fritas, mazorcas de maíz asadas, más frutas y micheladas. Ninguno de los dos aderezos supera los 3,5€. Las mangonadas callejeras se sirven con unas pajitas cubiertas de pasta de tamarindo y chile molido llamadas lancitas, tarugos o banderillas. Casi imposible encontrarlas por nuestros lares, estas sí las podéis omitir y sustituir por pajitas convencionales.

Como siempre, las proporciones de los ingredientes son muy personales. Si os pirra el dulce, aumentad la cantidad de azúcar o miel y rebajad la de chamoy y tajín. Si por el contrario os va la marcha picosita, dadle duro a los dos condimentos mexicanos.

¡Importante! Aseguraros que vuestras batidoras eléctricas de brazo o vaso son aptas para picar hielo y alimentos congelados como los dados de mango. En caso de no serlo, triturad mangos frescos pelados y sin hueso con agua o zumo. Colocad la crema de mango en una fiambrera, tapadla y metedla en el congelador el rato que sea necesario para conseguir la consistencia que deseéis.

Dificultad

Evitar la tentación de solicitar la residencia permanente en México.

Ingredientes

Para 2 vasos (unos 350 ml)

Preparación

Si haces esta receta, comparte el resultado en tus redes sociales con la etiqueta #RecetasComidista. Y si te sale mal, quéjate a la Defensora del Cocinero enviando un mail a defensoracomidista@gmail.com

Lee más: elpais.com


Comparte con sus amigos!