Madrid pierde la cabeza por la final de Champions

Si usted es una de las personas que tiene en mente venir a Madrid el primer fin de semana de junio, días en los que habitualmente la ocupación hotelera de la capital de España suele estar en torno al 80 por ciento y los precios de los hoteles rondan entre 50 y 250 euros la noche, cifras ambas que hacen asumible el viaje, será mejor que vaya pensando en otra fecha, o en otro destino. La celebración de la final de la Champions el sábado 1 de junio ha desatado la locura en Madrid, que aún sin saber los dos finalistas, y cuando todavía faltan más de 100 días para la celebración del partido, tiene unos precios prohibitivos para la mayoría de los mortales. De 1.000 a 6.000 euros la noche de alojamiento, precio tope que ofertan los lujosos hoteles Santo Mauro y Wellington.

«Madrid es una ciudad con una oferta hotelera de calidad muy bien valorada y que siempre ha destacado por sus precios competitivos respecto a otras capitales europeas, pero como sucede en todas aquellas capitales en las que se celebran grandes eventos deportivos, se producen incrementos en las tarifas durante esos días. Es algo que pasa en todos los sectores y que obedece a las variaciones de la oferta y la demanda», explica a ABC Mar de Miguel, secretaria general de la Asociación Empresarial Hotelera de Madrid.

Mejor equipos europeos

A la espera de conocer los dos equipos que se midan en el Wanda Metropolitano el primer día de junio, la capital de España ya lleva meses haciendo caja con el evento futbolístico del año en 2019, una mina de oro para Madrid como ya lo fue la final de la Copa Libertadores: «Una final de Champions suele dejar en la ciudad que ejerce de sede unos 50 millones de euros de facturación, de los que la mitad suelen ir a la hostelería», explica a este periódico Jaime Fortuño, profesor de EAE Business School y especialista en la comercialización, venta y marketing en empresas deportivas.

Según datos oficiales del pasado año, Madrid cuenta con algo más de 45.000 habitaciones, unos números más que suficientes para acoger a los 65.000 hinchas que llenarán el Metropolitano en una final con el corazón dividido para el gremio de la hostelería: «Dejando a un lado que sería una alegría que se disputara una final entre equipos madrileños o españoles, sí que es cierto que una final con dos equipos europeos impulsaría la llegada de turistas a la capital, algo que posiblemente haría que aumentase la ocupación de los establecimientos hoteleros y que también contribuiría a impulsar las ventas de los comercios, las reservas de los restaurantes, las visitas a los museos, y el resto de actividades de ocio y cultura que ofrece Madrid», reflexiona De Miguel.

Muchas de las más famosas cadenas hoteleras tienen ya reservadas la mayoría de sus habitaciones, y entre estas reservas se encuentran las habitaciones bloqueadas por agencias de viajes y touroperadores turísticos para sacarlas al mejor postor cuando se conozcan los finalistas, una práctica habitual en las últimas finales de Champions. Madrid tampoco se librará de este negocio que va en perjuicio del bolsillo del aficionado, que pagará durante ese fin de semana en la ciudad diez veces más de lo que le costaría una habitación el viernes y sábado anterior o posterior a la final: «El grupo Barceló tiene cinco hoteles en Madrid y uno de ellos, el Emperatriz, ya está agotado. El resto, ofrece habitaciones desde los 950 euros hasta los 1.470 euros la noche, tanto la del viernes como la del sábado, cuando su precio normal esas fechas es de 100 a 200 euros la noche», desvela Mónica Gómez, directora de comunicación del Grupo Barceló.

Loading...

Lee más: abc.es


Comparte con sus amigos!

Leave a Reply

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *