Madrid, en alerta por la presencia de 500 radicales

El prestigio de toda una ciudad está en juego. Cuando se oficializó la celebración de la final de la Copa Libertadores en el Santiago Bernabéu es porque se confió en la capacidad de la capital española para albergar un evento de tales magnitudes. Una oportunidad única para demostrar que los ultras no pueden ser obstáculo para la fiesta del fútbol.

Después de los antecedentes violentos vividos en Buenos Aires, con el autobús de Boca Juniors apedreado y con los graves disturbios originados tras la suspensión del choque, Madrid se ha blindado contra la amenaza de los radicales y, para ello, se ha creado un operativo de seguridad sin precedentes en España. «Es un partido de alto riesgo, pero tenemos que ser capaces de que se disfrute del magnífico partido que tendrá lugar el domingo. Estamos preparados, cerca de 4.000 efectivos velarán por el orden tanto dentro como fuera del estadio», aseguró ayer José Manuel Rodríguez Uribes tras una reunión con las diferentes Fuerzas y Cuerpos de Seguridad del Estado en la que se ultimaron los detalles de la operación CABA, acrónimo de Ciudad Autónoma de Buenos Aires.

Boca, en Colón; River, en Sol

Buena parte de las miradas estarán puestas en los lugares de celebración de las dos aficiones en caso de victoria. Muchos han sido los lugares con los que se ha especulado el festejo de los seguidores de Boca, con Neptuno y Cibeles como principales alternativas. No obstante, desde la delegación del Gobierno en Madrid apuntan a que, finalmente, sería la plaza de Colón la encargada de acoger el júbilo «xeneize», mientras que los hinchas de River se congregarían en la Puerta del Sol.

Las autoridades españolas no estarán solas, pues contarán con la colaboración de la policía argentina ya que varios agentes del país sudamericano también se han trasladado a suelo madrileño con el fin de apoyar las labores de detección y erradicación de brotes de violencia.

Una de las principales incógnitas que ha suscitado la celebración del derbi argentino en territorio nacional ha sido la del coste del operativo. Desde la delegación del Gobierno no han dado cifras exactas, pero, sin embargo, sí han ofrecido el precio que suele conllevar la celebración de un partido de similares características, que ronda los 650.000 euros. «¿Y quién lo paga?». Es otra de las grandes preguntas que circula entre los españoles. «Se tiene que cerrar quién lo va a pagar, estamos negociando con la Conmebol. Aunque teniendo en cuenta que se van a obtener 42 millones de euros de beneficio, es un buen negocio», afirmó Uribes.

Loading...

La deportación de Maxi Mazzarro en su llegada a España por parte de la Policía Nacional y la ausencia de Rafael Di Zeo, dos de los máximos líderes de los «barras bravas» de Boca, no ha bajado la guardia en España. Se calcula que alrededor de 500 hinchas «especialmente violentos» por cada equipo aterrizarán en la capital. Además, ayer se produjo el arresto de Christian Ariel Ghisletti, un aficionado de River calificado de «muy peligroso» por las autoridades de Argentina y que tiene prohibida la entrada al estadio Monumental.

Al riesgo exterior se ha sumado en las últimas horas la incertidumbre de posibles vínculos con grupos fanáticos del fútbol español y que pueden desencadenar peleas organizadas en los alrededores del coliseo madridista. Los «bukaneros», facción extremista del Rayo Vallecano, guardan un hermanamiento histórico con River Plate, mientras que los Biris, del Sevilla, mantienen el suyo propio con los de Boca y el enfrentamiento entre estos cuatro sectores es una posibilidad que ha cobrado fuerza.

Recurso ante el TAS

En su encrucijada por conseguir el título de campeón en los despachos, Boca Juniors presentó ayer ante el Tribunal de Arbitraje Deportivo (TAS) un recurso para solicitar que el partido de vuelta en el Monumental se dé por perdido a River Plate y que el triunfo caiga de su lado. A pesar de la negativa de la Cámara de Apelaciones de la Conmebol el pasado jueves, el club bonaerense agotará sus opciones ante el máximo órgano de arbitraje.

Madrid cuenta las horas para que el duelo comience, pero, desgraciadamente, buena parte de este encuentro se juega fuera del césped.

Lee más: abc.es


Comparte con sus amigos!

Leave a Reply

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *