Macron dice adiós al liberalismo

El Acto II de la presidencia de Emmanuel Macron comienza mañana diciendo «adiós» a las promesas liberales, avanzando un catálogo de reformas que inquietan por razones enfrentadas a los electorados conservadores y populares, cuando la patronal denuncia un «callejón sin salida» de las cuentas del Estado.

Edouard Philippe, primer ministro, jefe de Gobierno, presentará en la Asamblea Nacional, a partir de la tarde de este miércoles, día 12, las reformas proyectadas para los próximos meses.

La patronal y los sindicatos coinciden en un punto inflamable. El proyecto de reforma del sistema nacional de pensiones y jubilaciones no satisface a nadie, de momento. Si Philippe no convence, mañana, el proyecto será «revisado» para el próximo otoño / invierno.

El electorado conservador, el más importante, para Emmanuel Macron, en las recientes elecciones europeas, contempla con inquietud el proyecto de Ley de bioética que debiera legalizar la «procreación asistida». Tema sensible e inflamable, si no vuelve a ser aplazado.

Patronal y sindicatos coinciden en criticar el proyecto conocido de reforma de la seguridad social y el desempleo. La patronal critica una deriva «antiliberal» que pudiera ser nociva para la creación de empleo, desde su óptica. Los sindicatos denuncian la tentación del «liberalismo salvaje».

Loading...

Varias veces aplazada, la reforma constitucional sigue suscitando un entusiasmo nulo. Y se teme un «desguace» imprevisible.

La próxima Ley de finanzas (presupuestos del Estado para el 2020), deberá consumar el «adiós al liberalismo» y la «vuelta al tradicionalismo nacional».

A juicio de Pierre-Antoine Delhommais, analista financiero, las concesiones de Emmanuel Macron a la franquicia de los chalecos amarillos, entre diciembre y enero pasados, consumaron un cambio de dirección de la política económica presidencial, que habría pasado de una «política de la oferta» (menos impuestos, reducción del costo del trabajo) a una «política de la demanda» (subida de sueldos, recurso a la deuda pública para ofrecer más «servicios»). Dicho de otro modo: Macron habría pasado de una política presuntamente «liberal» a una política presuntamente «socialdemócrata».

Las concesiones de Macron a la franquicia de los chalecos amarillos oscilan entre los 17.000 y los 20.000 millones de euros, sin conseguir, por ahora los resultados esperados. En las recientes elecciones europeas, los obreros y las clases medias que temen la precariedad votaron masivamente a la extrema derecha de Marine Le Pen; mientras que los electorados más conservadores y «liberales» votaron a Macron.

A la espera de las nuevas promesas que Edouard Philippe hará este miércoles en nombre de Emmanuel Macron, la patronal teme que las cuentas del Estado hayan entrado en un «callejón sin salida».

Geoffroy Roux-de-Bézieux, presidente del Movimiento de las Empresas de Francia (MEDEF, la patronal), portavoz del liberalismo conservador, ha lanzado esta advertencia al presidente Macron:

«Francia practica desde hace más de treinta años una política de la demanda: se pretende incrementar el poder adquisitivo aumentando el gasto público, pagado con deuda. Emmanuel Macron prometió romper con ese círculo vicioso. La nueva política gubernamental inquieta. Prometer que el paro se reducirá al 7 %, con estas políticas es mentir a los franceses. Francia se ha metido en un callejón sin salida presupuestario. El gobierno ha consumado un choque favorable a la demanda de unos 17.000 millones de euros. Si ese choque no se acompaña con un recorte considerable del gasto público volveremos a las andadas, en detrimento de la competitividad y el aparato productivo».

Lee más: abc.es


Comparte con sus amigos!

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *