Lugo tiene un plan para llegar a los 100.000

Ser más y que esa sea la base de hacer de Lugo una ciudad más atractiva y por lo tanto una alternativa para vivir, trabajar, establecer un negocio y echar raíces. El Concello de Lugo ha lanzado en los últimos días una estrategia mediante la campaña «Lugo 100 Mil», que pretende promover el empadronamiento en la ciudad. Esta idea se abarca desde tres ámbitos de población distintos. Por una parte, aquellas personas que ya viven en Lugo pero que siguen empadronadas en sus lugares de origen, que en muchas ocasiones son limítrofes o cercanos a la ciudad. También, los casi 4.000 estudiantes que realizan sus estudios en el Campus Terra que la USC tiene en la ciudad amurallada, de los que algunos vienen de otros puntos de la península, y, por último, ser capaces de atraer de otros lugares a gente que establezca en Lugo su residencia.

Lo explica la alcaldesa de Lugo, Lara Méndez, en conversación con ABC: obtener el número mágico, las seis cifras, supondría un aumento en las inversiones para la ciudad (pasaría de tener un coeficiente del 1,32% al 1,47% sobre la participación municipal en los ingresos estatales), pero no solo eso, sino que se busca «tener capacidad de crecimiento cuantitativa y cualitativamente», señala Méndez. «Entendemos que tiene que ser una estrategia, abordarlo de una forma transversal, para incentivar que gente de distinta edad, de distintas necesidades y lugares quieran empadronarse y crear un proyecto de vida en la ciudad», recalca.

Es por ello que esta idea de llegar a los 100.000 habitantes potencia la necesidad de crear una ciudad atractiva para permanecer en ella y, por lo tanto, no se limita a que aquellos que viven en la ciudad pero no están censados lo hagan, algo importante, ya que permite que contribuyan a los servicios (de limpieza, de recogida de basuras, el alumbrado público) que disfrutan día a día como habitantes de la localidad. Se trata -narra la regidora- de que «la ciudad tenga la capacidad de retener el talento», por ejemplo, de esos estudiantes o del resto de gente joven. Junto a ese objetivo se plantea que gente de fuera «quiera venir a Lugo» ya que consideran atractivo «el modelo de ciudad». Para ello, explica Méndez, existen proyectos para «fomentar la economía» y para que, en definitiva, «Lugo sea una ciudad atractiva para vivir», con la «economía verde, la economía circular o la economía de proximidad» como buenas bases para conseguirlo. Subraya la alcaldesa que también es bueno potenciar la imagen de la ciudad, y habla del crecimiento turístico que vive, ya que ahora es «un punto de destino y no solo de paso», o los grandes eventos que la colocan en el mapa, como el San Froilán, el Arde Lucus y el festival de música Caudal Fest, que terminó su segunda edición con récord de asistentes. «Y ya queremos una cuarta cita importante en la que la gente venga a visitar la ciudad», avanza.

Por eso no se busca una especie de parche que permita abultar las cuentas del padrón para conseguir más fondos, sino que se trata de un objetivo a medio y largo plazo. No se debe olvidar que una ciudad como Lugo, dentro de una provincia que padece los problemas de despoblación que sufren tantas provincias españolas, también vive los problemas de la conocida como España vaciada: una población envejecida y una juventud cada vez más escasa y que se ve obligada a marcharse (ya sea a las provincias atlánticas dentro de Galicia, a grandes ciudades como Madrid o Barcelona o al extranjero) para poder trabajar de aquello que han estudiado o encontrar un futuro más sólido. Con todo, Lugo es la segunda ciudad más joven de Galicia, solo por detrás de Pontevedra. «No somos ajenos al problema demográfico en Galicia, en la provincia y en la ciudad. Es por ese objetivo que si cabe tiene más importancia, jugamos contra la tendencia a nivel demográfico de toda Galicia, y por lo tanto lo hace más difícil. Pero tenemos las capacidades y las estrategias», destaca.

Pero, ¿cuánto queda?

Lugo nunca ha conseguido rebasar la barrera de los 100.000 habitantes, pero sí lleva unos años estancada en las cifras cercanas a ese dato después de un crecimiento sostenido. El último dato del INE, de enero de 2018, habla de 98.025 habitantes. Si se pregunta al Concello, las últimas cifras, más actualizadas, situarían la distancia en unos 600-700 habitantes, aunque ese dato ahora puede ser mayor o menor, ya que es una cifra en movimiento constante por los nuevos empadronamientos y también los fallecimientos. La ciudad afronta el reto siendo la cuarta ciudad con más gente censada en la Comunidad. Y el deseo es tal que la campaña ha llegado hasta a las pantallas de los conciertos del San Froilán, que terminó ayer.

Loading...

Lee más: abc.es


Comparte con sus amigos!