Los trabajadores urgen una salida inmediata al parón de As Pontes

Tras la escalada de precios del CO2 en los mercados en los que se especula con la contaminación atmosférica, la central térmica de As Pontes decidió parar la quema de carbón el pasado mes de abril. Esta mañana cientos de trabajadores y transportistas, así como alcaldes y vecinos de la comarca, se concentraron ante la sede de la Xunta en Santiago para reclamar una «solución inmediata» que dé futuro a la planta.

«Día a día la situación va empeorando», aseguró el secretario general de Industria de CC.OO., Víctor Ledo, según informa Ep. El sindicalista lamentó la decisión de Endesa de paralizar la inversión para la reconversión de dos grupos generadores de los cuatro existentes por lo que «el 50 por ciento de la capacidad de producción de esta planta queda sentenciado». Para cumplir las nuevas exigencias anticontaminación de la UE, Endesa había iniciado obras por valor de 217 millones de euros que le permitirían seguir funcionando hasta el año 2035.

Bocinas, silbatos y petardos se escucharon en la concentración en San Caetano, en la que también se tiraron botes de humo. Los trabajadores denuncian que Endesa «está haciendo oídos sordos» a las peticiones de reuniones, por lo que los sindicatos «exigen que se pronuncie sobre sus verdaderas intenciones». Quieren saber si «ya va a renunciar a lo que tenía previsto de alargar la vida útil hasta 2035 o si ya decidió amortizar y hacer un cierre de facto», aseveró Ledo.

Tras la protesta los representantes sindicales fueron recibidos por la conselleira de Infraestruturas. Ethel Vázquez explicó que el presidente de la Xunta, Alberto Núñez Feijóo ha pedido una reunión cuanto antes con la eléctrica propietaria de la central para abordar su futuro. Esta misma semana, el Ministerio de Transición Ecológica se comprometía a crear una mesa en la que se sentase también Endesa para intentar buscar una solución. Para la conselleira, el papel del Gobierno central es fundamental. Vázquez le reclamó «exenciones fiscales» para la compañía por realizar inversiones con el objetivo de cumplir la directiva europea de emisiones industriales, así como eliminar el «céntimo verde» y activar «retribuciones específicas» para el uso de biomasa forestal. Y es que cree necesario apostar por una central de biocombustibles para el futuro, «con alternativa energética».

Alberto Amado, de CIG-Industria, también cargó contra el Gobierno central, al que acusó de no estar «tomando las medidas» para que el proceso de descarbonización «se haga de una forma ordenada y en un tiempo razonable». En esta línea, emplaza a un «compromiso claro» con el empleo en la comarca.

Loading...

Las críticas al gabinete de Teresa Ribera llegaron incluso de su compañero de filas en el PSdeG y alcalde de As Pontes, que también acudió a la concentración. Valentín González Formoso pidió que «pare el sinsentido» de que Endesa quiera invertir 220 millones euros para adaptarse a la normativa de la UE «y se le trate igual que una central que decidió no apostar por el cumplimiento». El también presidente de la diputación provincial coruñesa lamentó que haya «una apuesta más que por la transición por la intransición». «Pediría que revisásemos el nombre del propio Ministerio, si no va a ser de transición, que se le cambie el nombre, porque esto no es transición, sino disrupción, es un golpe en seco y no tiene mucho sentido común», cargó González Formoso.

También puso deberes a la Xunta. En su opinión, debería ponerse a trabajar pues «tiene que ejercer su representatividad ante la Administración del Estado». Además, remarcó que dispone de competencias en materia de autorizaciones, lo que es clave para la sustitución del carbón en la planta.

Lee más: abc.es


Comparte con sus amigos!