Los temidos lanzas chilenos asaltan dos viviendas de Sevilla

El lanza chileno es un ladrón que robaba en el extranjero y enviaba a su familia el dinero obtenido. Ese origen se ha profesionalizado y hoy en día los lanzas conforman grupos criminales muy temidos por las autoridades europeas porque son capaces de desestabilizar en un corto periodo de tiempo la seguridad de una región a través de robos en viviendas que ejecutan de manera compulsiva. Estos reyes del asalto han actuado recientemente en Sevilla, como revela una investigación de la Unidad Central Operativa (UCO) de la Guardia Civil.

En el marco de la «operación Siriux», los investigadores han detenido a once personas, concretamente siete chilenos, dos colombianos, un marroquí y una española. Estos últimos colaboraban con los lanzas en la infraestructura para darle una mayor operatividad al grupo. En total se les relaciona con más de 40 asaltos en distintos puntos del país entre abril y noviembre, dos de esos golpes los ejecutaron en la capital hispalense.

El incremento de robos en viviendas de Madrid y Segovia en un corto periodo de tiempo fue lo que puso sobre la pista a los investigadores en abril, arrancando así una investigación en la que han invertido varios meses para dar caza a unos ladrones muy escurridizos. Los lanzas ejecutan una oleada de asaltos en una zona concreta y se marchan a su país, para volver a salir en el futuro hacia otro destino.

La mujer detenida se encargaba de proporcionarle viviendas vacías a los ladrones – ABC

El perfil de los lanzas corresponde a un ladrón joven, violento y que procede de ambientes marginales. Este último grupo desmantelado se camuflaba en los ambientes okupa dificultando así las tareas de localización de la Guardia Civil. La española detenida era la encargada de proporcionarles viviendas vacías para que pudieran okuparlas.

El ciudadano marroquí implicado era la persona que recibía los artículos electrónicos robados en las viviendas y que acababan en el mercado negro. Un destino distinto tenían las joyas y el dinero en metálico que salía hacia Chile oculto en maletas. A veces las piezas de joyería acababan fundidas en un establecimiento de empeños de la capital española.

Los once detenidos fueron enviados a prisión por orden del juzgado nº 5 de Segovia. Algunos de los chilenos ya habían sido identificados en Francia e Italia por hechos similares, pero actúan bajo identidades falsas para complicar aún más el trabajo policial. En este caso, la UCO ha tenido que recurrir a las autoridades chilenas para verificar quienes eran los últimos lanzas detenidos.

Lee más: abc.es


Comparte con sus amigos!

Leave a Reply

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *