Los Reyes viajan a Corea, el país más innovador y con más robots del mundo

Tras asistir ayer en Japón a la entronización del Emperador Naruhito, los Reyes se desplazaron la pasada madrugada a Seúl con el fin de realizar la primera visita de Estado a Corea del Sur en 23 años. Este viaje llevaba ocho años planeándose -de hecho, Don Juan Carlos tenía previsto hacerlo en la primavera de 2011-, pero fue aplazado en varias ocasiones por distintas razones y no se ha podido realizar hasta ahora. En todo este tiempo, además del cambio de reinado, se han sucedido distintos gobiernos tanto en España como en Corea -la anterior presidenta cumple pena en prisión-, pero todos ellos han coincidido en que debía realizarse. Y es que los dos países son partidarios de reforzar las relaciones económicas, políticas y culturales, y creen que la visita de Estado de los Reyes puede suponer un punto de inflexión. Además, consideran que hay que aprovechar el favorable momento actual, marcado por el 70 aniversario del establecimiento de las relaciones diplomáticas entre ambos países, que se celebra en 2020. En estos años, Corea ha pasado de ser uno de los países más pobres del mundo -recibía ayuda al desarrollo- a convertirse en la undécima economía del mundo con una renta per cápita de más de 31.000 dólares y ofrece numerosas oportunidades de negocio. Según fuentes diplomáticas, «cada euro invertido en este país es muy rentable». Pero el principal motivo de orgullo de Corea del Sur es que también se ha convertido en el país más educado del mundo. Según la OCDE, casi el 70 por ciento de sus habitantes jóvenes (de 24 a 35 años) cuenta con un título universitario, frente al 40 por ciento de media en el resto de los países. Además, es el país que más porcentaje de su PIB (el 4,55) dedica a I+D, el país más conectado del mundo y el que tiene una mayor densidad de robots en la industria. A pesar de la distancia geográfica, los Reyes encontrarán una nación cercana. Y es que España, su cultura y su gastronomía suscitan la simpatía de los coreanos hasta el punto de que el año pasado más de 490.000 visitaron nuestro país como turistas, muchos de ellos, atraídos por el Camino de Santiago. Además, existe un interés creciente en aprender español y parece que hay demanda para abrir una nueva sede del Instituto Cervantes. Durante su estancia en Seúl, Don Felipe y Doña Letizia están acompañados por Josep Borrell, que realiza su último viaje de Estado como ministro de Asuntos Exteriores en funciones, y por Reyes Maroto, ministra en funciones de Industria, Comercio y Turismo. Tras aterrizar en Seúl y realizar una ofrenda floral en el Cementerio Nacional, los Reyes serán recibidos este miércoles en la Casa Azul por el presidente de Corea, Moon Jae-in, y su esposa, Kim Jeong-Suk. Mientras Don Felipe mantenga un encuentro con el mandatario coreano, Doña Letizia se reunirá con la primera dama, y posteriormente se firmarán en su presencia dos memorandos de entendimiento entre ambos países, uno de inversión y otro de turismo. Por la noche, los Reyes regresarán a la residencia oficial del presidente de Corea, que ofrecerán una cena en su honor. El programa del jueves tendrá un claro contenido económico. El Rey desayunará con representantes de los principales conglomerados industriales de Corea, entre ellos LG, Samsung o Hyundai, y posteriormente inaugurará, junto al presidente Moon, un encuentro empresarial al que asistirán unos 300 hombres y mujeres de negocio de los dos países. Tras visitar la Asamblea Nacional y el Ayuntamiento de Seúl, Don Felipe se desplazará a LG Sciencepark, que es la planta de investigación más grande de Corea, con 24.000 trabajadores. Después de conocer el rostro más tecnológico del país asiático, el Rey se reunirá con un grupo de hispanistas y, antes de emprender regreso a España, ofrecerá una recepción a la colonia española.

Lee más: abc.es


Comparte con sus amigos!