Los Oscar de Honor reconocen a Jackie Chan y a Frederick Wiseman | Cultura

Los Premios Oscar concederán este año una de sus cuatro estatuillas honoríficas a Jackie Chan por una de las carreras más longevas y populares en el mundo del cine conocido como actor, productor, guionista y director, alguien también experto en artes marciales y con un excelente tono cómico capaz de realizar sus propias escenas de acción primero en Hong Kong y luego en filmes estadounidenses como La vuelta al mundo en 80 días (2004), Duro de Matar (1995), Hora Punta (1998) o, entre otras, la última versión de Karate Kid (2010). Todo ello además de labrarse su propia carrera como cantante y popularizar su voz en películas animadas como la saga de Kung Fu Panda para convertirse así en uno de los nombres más famosos salidos del cine de Hong Kong.

Chan es uno de los cuatro profesionales del cine que la Academia de Artes y Ciencias Cinematográficas con sede en Los Angeles ha decidido galardonar este año con los Oscar de honor. Los otros tres no son tan famosos para el gran público aunque también gocen de largas carreras. Junto a Chan la junta de gobernadores de la Academia escogió al veterano documentalista Frederick Wiseman, la montadora Anne V. Coates y el director de reparto Lynm Stalmaster.

Todos ellos recibirán su estatuilla de honor en una ceremonia independiente de la entrega de los Oscar que tendrá lugar en Los Ángeles el próximo 12 de noviembre. Denominada como los premios de los Gobernadores los galardones que se concederán a estos cuatro agraciados son estatuillas idénticas a los que se entregan durante la más famosa ceremonia de los Oscar. Ambas galas se separaron en 2009 cuando la Academia se vio forzada a eliminar de la entrega de los Oscar los llamados “momentos aburridos” o solo para cinéfilos en busca de una ceremonia más ágil y con una mayor audiencia. Desde entonces los premios de los Gobernadores se han transformado en un evento más íntimo que se celebra a puerta cerrada sin la intromisión de las cámaras pero de gran importancia en la carrera al Oscar, donde los aspirantes a candidatos se pasean entre los miembros de la Academia que asisten al evento para hacerse ver y darse a conocer entre aquellos con derecho a voto.

La carrera de Chan no necesita presentación. Como recuerda la Academia en su comunicado, el actor de 62 años comenzó su carrera artística a los 8 años en la Opera de Pekín y desde entonces no se ha tomado un respiro de genio y acrobacia. En su Hong Kong natal escribió, dirigió, produjo y protagonizó del orden de 30 películasantes de ganarse la fama internacional con su arte y su carisma en el resto del mundo. La revista Forbes calculó que en 2015 su fortuna ascendía a los 312 millones de euros y junto a una larga filmografía Chan también es conocido como un gran filántropo.

Los otros tres galardonados son menos conocidos para el gran público. El documentalista Frederick Wiseman es uno de los mejores en su género de la historia del cine, que sigue trabajando a los 86 años -su primer largo es de 1963-, y ha retratado hospitales, institutos, clubs de cabaret, departamentos de policía, el Ballet de la Ópera de París, la industria cárnica del Medio Oeste estadounidense, el neoyorquino Central Park, la londinense National Gallery o un gimnasio.

El Oscar de honor para Anne V. Coates reconoce los 60 años de carrera de esta montadora británica de 90 años encargada de la edición de películas como Lawrence de Arabia (1962), Becket (1963), El hombre elefante (1980), En la línea del fuego (1993) o Un romance muy peligroso (1998). Cinco títulos por los que aspiró al Oscar en una industria donde las mujeres brillan por su ausencia en el montaje del 80 por ciento de las películas que se producen anualmente.

En el caso de Lynn Stalmaster, la labor de este profesional del reparto de 86 años fue dar a conocer al mundo el talento de estrellas como Christopher Reeve, intérprete teatral que descubrió para el cine cuando le contrató en filmescomo la saga de Superman (1978). Otros de los 200 filmes en los que trabajó en su carrera incluyen En el calor de la noche (1967), El graduado (1967), El violista en el tejado (1971), Harol y Maude (1971), Deliverance (1972) El regreso (1978), Tootsie (1982) o Elegidos para la gloria (1983), entre otras. Su Oscar de honor también es un reconocimiento a la recién creada rama de la Academia dedicada a los directores de reparto.

La Academia este año no entregará ni el premio Jean Hersholt, que reconoce la labor humanitaria de sus estrellas, ni otro de sus galardones de honor, el que honra a los productores con el Irving Thalberg.

Lee más: elpais.com


Comparte con sus amigos!