Los «millenials» quieren comprar una vivienda, pero no pueden

El sentimiento de propiedad que embarga a los españoles se ha contagiado a los «millenials». Y ni siquiera la inestabilidad del empleo, los bajos salarios y la escasa capacidad de ahorro que dominan la vida de los nacidos entre 1981 y 1996 han transformado su mentalidad. Los «millenials» encuentran más argumentos a favor para la compra de una vivienda y, sin embargo, más de la mitad vive de alquiler.

Este «quieren pero no pueden» es la conclusión que se ha desprendido del último informe de pisos.com (con razón de su décimo aniversario), que contrapone dos perfiles muy distintos: los «millenials», de entre 25 y 40 años, y los «baby boomers», los mayores de 55. El estudio del portal inmobiliario se centra en estos segmentos tan dispares porque «son dos generaciones muy explicativas de lo que ha sucedido en los últimos diez años en el sector», afirma Ferran Font, director de Estudios de pisos.com.

Brecha generacional

El alquiler prima sobre la hipoteca no por elección, sino por obligación. Así, el 50,2% de los «millenials» vive de alquiler, por ser la única opción a su alcance, frente al escaso 11,1% de los «baby boomers» que son inquilinos. Y es que más del 60% de esta generación mayor no paga por su vivienda, bien por cesión o herencia, bien por haber saldado ya su hipoteca. Solo el 27,6% de los «baby boomers» paga una hipoteca, cifra similar al 29,9% de «millenials» que lo hacen. ¿El motivo? Ambas generaciones destacan la seguridad que les brinda vivir en propiedad y, en el caso de los jóvenes, que la cuota hipotecaria es menor o igual al alquiler.

Según el estudio, la falta de ahorros de los jóvenes para acceder una hipoteca y la precaridad salarial harán que el parque de viviendas en propiedad y alquiler se vaya equilibrando. Los datos de Eurostat corroboran esa tendencia: en 2007, el 80% de los españoles eran propietarios, diez años después el porcentaje bajó al 77,1%. En cuanto a los inquilinos, un 19,4% vivía de alquiler, cifra que subió al 22,9% en 2017.

El principal problema de acceso a la vivienda ha sido «la evolución de los salarios, no de los precios», señala Font. Mientras el Banco de España recomienda que el 35% de los ingresos sean destinados a pagar la vivienda, los españoles dedican entre el 21 y el 40% de sus ingresos tanto al alquiler como a la hipoteca, aunque esta última opción deja más margen de ahorro al comprometer menos del 41% del presupuesto, según el estudio.

Loading...

Lee más: abc.es


Comparte con sus amigos!