Los mejores tensiómetros de brazo con Bluetooth | Escaparate

Once millones de personas en España padecen hipertensión, según la OMS; una enfermedad que provoca 7,5 millones de muertes al año en el mundo. Las personas que la sufren necesitan tener controlada su presión arterial, por lo que lo más común es que tengan en sus hogares un tensiómetro digital que permita conocer las variables de manera inmediata. Pero no son los únicos, ya que también están recomendados para embarazadas, personas con sobrepeso, fumadores o aquellos que tengan antecedentes familiares de hipertensión.

¿Cómo se maneja el tensiómetro digital?

Su facilidad de uso hace que cualquier persona pueda utilizarlos. En el caso de los tensiómetros digitales de brazo (también los hay de muñeca), basta con colocar el manguito por encima del codo, siguiendo las instrucciones que incluye cada modelo. A continuación, y con el brazo apoyado —evitando hablar o moverse—, se pulsa sobre el botón encargado de iniciar la medición en el dispositivo. Notaremos cómo empieza a llenarse el manguito de aire y, en unos segundos, volverá a desinflarse. Es el momento de mirar la pantalla.

Pero, ¿cómo se lee la toma de presión arterial? ¿Cuáles son los valores normales? En la pantalla aparecerán dos cifras, correspondientes a la presión sistólica y la diastólica. La primera siempre es la más alta de las dos, y se corresponde con el valor cuando el corazón se contrae. Lo normal es tener alrededor de 120, que luego se lee como 12, ya que hay que quedarse con las dos primeras cifras. La segunda, por otro lado, debe estar en torno a 80 (8). Cuando son superiores o inferiores, o están descompensadas, es recomendable acudir a un profesional sanitario para que pueda realizar una valoración del estado de salud y descartar patologías.

Además, lo normal es que, a continuación de estas cifras, los tensiómetros digitales muestren las pulsaciones del corazón; un dato que también ayuda a valorar el estado general de salud.

¿Qué tensiómetro de brazo comprar?

Dicho esto, llega el momento de elegir un modelo de tensiómetro de brazo. Para facilitar la tarea, hemos puesto a prueba cuatro modelos diferentes que, además, tienen en común otro aspecto adicional: cuentan con Bluetooth, una tecnología gracias a la que se vinculan con el teléfono móvil y una aplicación específica, que permite guardar un histórico con todas las mediciones, extraer informes, ver la evolución y más.

En concreto, se trata del tensiómetro de brazo de 1byone (con una puntuación media de 7,5 puntos), Medisana BU 546 Connect (8,25), Omron Tensiómetro X4 Smart (8,25) y Viatom ArmFit+ (8,75).

De todos ellos, hemos valorado:

-Diseño: La calidad de la construcción, el tamaño de su pantalla y su resistencia al uso diario.

-Facilidad de uso: Aunque, por norma general, todos los tensiómetros de brazo muestran un funcionamiento muy similar e igualmente simple, hay ciertas variaciones, sobre todo a la hora de explorar el histórico de mediciones, vincular los dispositivos al smartphone o enviar los datos.

-Datos que ofrecen: Todos los modelos probados miden la presión sanguínea y el pulso; aunque algunos, como el ganador, también ofrecen la posibilidad de realizar un electrocardiograma. Hemos valorado tanto estas opciones como la precisión de las mediciones.

-Otros: Desde la incorporación de bolsas para su transporte hasta el uso de batería interna o pilas para su funcionamiento, entre otros.

Así los hemos probado

Para realizar las pruebas de estos tensiómetros digitales de brazo, hemos realizado mediciones diarias con cada uno de ellos durante una semana, comparando los datos obtenidos con el tensiómetro doméstico Omron M6, cuyos resultados habían sido previamente contrastados con los obtenidos en una consulta médica, por lo que los consideramos fiables y un buen punto de referencia.

El tensiómetro ganador ha resultado ser el Viatom ArmFit+. Y es que la posibilidad de realizar electrocardiogramas es un plus (pese al aumento de precio que supone). Además, su diseño es diferente al de todos los demás y muy cómodo, su funcionamiento resulta sencillo y en su app vemos claramente la evolución de las mediciones.

Monitor de presión arterial Viatom ArmFit+: nuestra elección

Incorpora el monitor en el propio brazalete, lo que hace que sea cómodo de almacenar o transportar. Como es muy compacto, no molesta a la hora de utilizarlo; algo que es sencillísimo, ya que cuenta únicamente con dos botones, situados bajo su pequeña pantalla OLED, en la que se muestran los datos y algunos indicativos para ver la información que se desee en cada momento. Así, basta con encenderlo desde su botón “Start” y tocar de nuevo sobre él para que comience la medición de la presión arterial. Tras unos segundos, muestra la información sobre la sístole, la diástole, la frecuencia del pulso y la frecuencia cardíaca.

Si en lugar de pulsar sobre este botón se utiliza el de menú, se puede realizar un electrocardiograma para lo que, eso sí, es necesario colocar el dispositivo entre las palmas de las manos, en la pierna o en el pecho. Las instrucciones detallan cómo hacerlo correctamente con ilustraciones y una descripción que, en este caso, está en inglés. Al terminar, el propio aparato informa si es una medición regular o no. Y, por último, al pulsar durante dos segundos este botón de menú, es posible acceder a un historial con hasta 50 mediciones de presión arterial y 10 de ECG.

Toda esta información puede verse, además, de forma detallada gracias a una app móvil compatible con dispositivos iOS y Android que, entre otros, permite compartir informes con otras personas. Funciona con una batería interna recargable y ha sido certificado por la CE y FDA, siendo compatible con los estándares europeos de dispositivos médicos.

Tensiómetro Omron X4 Smart: la alternativa

Es una de las firmas más populares en tensiómetros y, con este modelo, se entiende por qué. Con una buena construcción, cuenta con una amplia pantalla y ofrece toda la información básica para controlar la tensión de manera clara y detallada. Su funcionamiento es facilísimo (basta con colocarse el brazalete y pulsar un botón) y las lecturas se almacenan automáticamente en su memoria interna. Se pueden elegir, además, dos usuarios diferentes con indicadores de edad, para que cada uno tenga sus propios registros. A la hora de realizar la medición, el dispositivo avisa si no está bien colocado el brazalete (apto para diámetros de brazo de hasta 42 cm). Una vez realizada correctamente, la lectura de la presión arterial se muestra junto con la frecuencia cardíaca e indicadores que señalan si ha registrado un resultado de presión arterial alta o si el dispositivo ha detectado un latido cardíaco irregular.

Siempre que se desee, todos los datos pueden compartirse con el teléfono móvil. La app indicada para ello es muy visual, aunque haya que acostumbrarse a su organización de los datos que, a priori, no es muy intuitiva. Dicho esto, podemos elegir qué datos exportar a PDF o ver la evolución de las mediciones a lo largo del tiempo en forma de gráfica. Funciona a pilas, viene con una funda de transporte y un manual completo en español.

Tensiómetro Medisana BU 546 Connect

Preciso y con todas las características necesarias para realizar un seguimiento adecuado de la presión arterial, destaca por la posibilidad de enviar los datos tanto a un dispositivo móvil, gracias a su aplicación (VitaDock+), como a un servicio online, al que se puede acceder desde cualquier ordenador (VitaDock Online). En ellas, además, se reúnen las mediciones de presión arterial realizadas por este dispositivo y otras de otros equipos relacionados con la salud: la glucemia, la actividad, el peso o la temperatura del cuerpo, entre otras. Lo más interesante es que se pueden analizar todos en su conjunto, accediendo a estadísticas o tablas que también se pueden exportar.

Por lo demás, es muy similar al resto de dispositivos presentes en esta comparativa. Posee una amplia pantalla que presenta los valores de sístole, diástole y pulso, así como la fecha y la hora. Informa, además, en caso de mediciones irregulares, empleando la escala de colores tipo semáforo de la OMS. Funciona a pilas, su manguito se ajusta a circunferencias de brazo de 22 a 42 cm y posee una memoria interna de 250 resultados para dos usuarios.

Tensiómetro de brazo Bluetooth 1byone: mejor relación calidad-precio

Se compone de dos elementos: el brazalete, apto para brazos de hasta 32 cm de diámetro, y el propio tensiómetro, caracterizado por incorporar una amplia pantalla de 4,7 pulgadas a color, con caracteres de gran tamaño que facilita mucho la lectura de los datos. Además, gracias a un código de colores y a los mensajes que muestra, informa si los datos obtenidos están dentro de la normalidad o no: compara la presión sanguínea del usuario con las lecturas normales y advierte sobre el pulso irregular.

Hasta dos usuarios pueden utilizarlo y guardar sus propias mediciones en el historial (60 y 60); número que se amplía cuando se utiliza la app móvil. El proceso de vinculación es sencillo y rápido, y hace que en la pantalla se muestren todos los registros ordenados temporalmente. Luego, se pueden analizar viendo su evolución por semanas, meses y años; exportar como un Excel si, por ejemplo, se desea compartir con un sanitario; enviar a la nube; y sincronizarlos con Apple Health en el caso de emplear un iPhone, con lo que estos datos se integran dentro del resto de mediciones que ofrece el smartphone de la firma de la manzana.

Pese a su buen funcionamiento general, hemos notado que tiene cierto retardo a la hora de compartir los datos con la aplicación. Funciona con pilas y viene con un estuche de transporte.

¿POR QUÉ DEBES CONFIAR EN MÍ?

Soy periodista con más de 10 años de experiencia en el sector tecnológico. Durante este tiempo, he elaborado reportajes, artículos y todo tipo de contenidos relacionados con los más variados aspectos relacionados con la tecnología. Además, durante los últimos años me he especializado en el análisis de productos para distintos medios —incluido EL PAÍS—, lo que me ha llevado a probar cientos de ellos, de todo tipo y gama: desde los smartphones más económicos hasta los más punteros, ordenadores, sistemas de sonido, televisores… E, incluso, otros relacionados con la salud y el cuidado personal.

Lee más: elpais.com


Comparte con sus amigos!