Los mejores pedales estáticos y manuales para hacer ejercicio en cualquier lugar | Escaparate

La actual crisis sanitaria a causa de la COVID-19 obliga a seguir pasando la mayor parte de nuestro tiempo en casa. Para hacer más llevadera esta situación puedes leer más, consumir más televisión o poner a prueba tus dotes culinarias. Sin embargo, hay más alternativas. Puedes practicar ejercicio moderado y mantenerte en forma, por ejemplo, con unos pedaleadores estáticos: estas mini bicicletas se caracterizan por sus dimensiones compactas y peso ligero, y además de entrenar tus piernas las puedes usar también con los brazos.

Beneficios de utilizar los pedales estáticos

Precisamente, el tamaño y pesaje de estas máquinas de pedales estáticos favorecen su empleo en cualquier rincón del hogar; incluso si teletrabajas, podrías colocar la tuya debajo del escritorio y cuando quieras tomarte un descanso empezar a pedalear. Lo que sí debes tener en cuenta es que un pedaleador –por sus características– no está pensado para usarlo de pie. Eso sí, como en cualquier actividad física, la postura que adopta el cuerpo es importante. Así, hay que procurar que la espalda quede recta y apoyada en una superficie lisa y estable. Mientras las piernas tienen que permanecer flexionadas y cómodas. Si lo vas a utilizar igualmente para trabajar los brazos, busca una mesa cuya altura quede por encima de la cintura para que flexiones también los brazos.

Es conveniente que cada día dediques entre 20 y 30 minutos a utilizar tus pedales estáticos, aunque no hay un tiempo obligatorio como tal. La constancia es importante para que empieces a notar sus beneficios. Los brazos ganan en fortaleza, las piernas se notan más ágiles, la circulación sanguínea mejora… Y si te preocupan las calorías, estas mini bicicletas incorporan una pantalla LCD que te muestra las calorías que quemas. Su uso se recomienda también para personas con una movilidad limitada, mayores o si acabas de salir de una lesión.

Cuáles son los mejores pedales estáticos

Esta selección de pedales estáticos para hacer ejercicio en casa incluye cuatro modelos disponibles en Amazon que acumulan un gran número de valoraciones por parte de los usuarios. Son los siguientes: AGM, pedales estáticos (7,5), Evoland, pedales estáticos (8,5), Fitodo, mini bicicleta con monitor LCD (8) e Himaly, mini bicicleta estática (8,25).

Al analizarlos, algunos los criterios que se han tenido en cuenta son los siguientes:

– Materiales: su calidad es determinante para garantizar la durabilidad del pedaleador estático.

– Adherencia al suelo: este tipo de pedaleadores tienden a desplazarse ligeramente como consecuencia de la fricción que se genera. En este punto, no todos ofrecen la misma respuesta. Por otro lado, algunos modelos incluyen una alfombrilla antideslizante y una correa de pie ajustable como accesorios y esto se agradece.

– Resistencia ajustable: todos lo traen. Se selecciona a través de una rosca que incorporan. Lo ideal es que te permita escoger entre el mayor número de opciones posibles según prefieras utilizarlo cada día.

– Experiencia de uso: cómo resulta el pedaleador, si cumple con lo prometido, si los pedales se sienten cómodos, la estabilidad de la máquina…

Comparativa de los mejores pedaleadores manuales

Durante las últimas semanas se han utilizado cada uno de estos pedaleadores para ejercitar principalmente las piernas y comprobar la experiencia de uso de un producto de este tipo, qué tal es la pedalada, si sus diseños antideslizantes son eficaces o no…

El pedaleador que ha conseguido la mejor puntuación es el modelo Evoland, pedales estáticos. Con un diseño atractivo que llama la atención, su extrema ligereza no le impide proporcionar la mejor respuesta antideslizante.

Evoland, pedales estáticos

Comparte con el pedaleador de Fitodo un diseño prácticamente idéntico, solo que la propuesta de Evoland está disponible en azul y verde. La calidad y los acabados elegidos para su fabricación (metal y plástico duro) consiguen la puntuación más alta. También si nos fijamos en los detalles más pequeños, lo que favorece su durabilidad y resistencia al paso del tiempo y uso.

Como sucede con la mini-bicicleta de Fitodo, la estructura es plegable si quieres ahorrar más cantidad de espacio (desplegada, posee unas dimensiones de 480 x 410 x 300 mm). Además, sólo pesa 2,5 kg. Lo que más llama la atención es que aun ofreciendo el pesaje más bajo, su grado de adherencia al suelo es de los mejores y el pedaleador se siente especialmente estable. A este respecto, el fabricante ha realizado un buen trabajo con los cuatro puntos de apoyo que soportan toda la estructura. Desde el primer momento, te sientes cómodo utilizándolo y, por ello, piernas y pies lo agradecen desde el instante en que inicias el pedaleo; al ser suave y constante, te permite llegar sin problemas a los objetivos que te fijes gracias a la ergonomía de sus pedales estáticos.

El desempeño de su pantalla LCD es correcto, al igual que el de sus competidores. Como ellos, puedes consultar la duración del ejercicio que hagas, calorías que quemas, velocidad actual o revoluciones por minuto.

Himaly, mini bicicleta estática

Un pedaleador estático disponible en tres colores para que elijas la versión que más te guste: plateado, blanco o negro. Con unas medidas de 420 x 320 x 200 mm, viene desmontado: montarlo no es complicado y solo necesitas coger las herramientas incluidas en su caja para tenerlo listo en unos minutos. Viene, asimismo, con la pila que necesita su pantalla LCD multifunción para que se encienda y una alfombrilla antideslizante.

La experiencia de uso nos ha gustado y, a medida que pasan los días, te sientes más a gusto con el pedaleo. Esto te permite, por otro lado, ajustar la resistencia de forma más cómoda desde la rosca que tienes delante de los pies. Su grado de adherencia y estabilidad ha sido, por otra parte, una de los que mejores impresiones ha dejado. Mientras, su pantalla LCD muestra los datos habituales en este tipo de propuestas: distancia recorrida, calorías que has quemado o el tiempo que dedicas a hacer ejercicio, bien si lo empleas para las piernas o si además tienes pensado ejercitar los brazos. También refleja las revoluciones por minuto que alcanzas con el pedaleador. El botón rojo que incorpora te permite consultar esta información de manera sencilla. Basta con que lo pulses para pasar de uno a otro. Si lo prefieres, lo puedes dejar en automático.

Fitodo, mini Bicicleta con monitor LCD

Comparte con otros modelos de su clase un monitor digital LCD: está situado en la parte superior de su eje central y se alimenta de una pila. Su legibilidad cumple con lo esperado y, por lo tanto, te permite la consulta de distintos datos mientras pedaleas: el tiempo de ejercicio que llevas, cuántas calorías has quemado o el número de rotaciones por minuto que alcanzas. Para que al guardarlo ocupe menos espacio, integra un práctico diseño plegable. En lo que respecta a los materiales seleccionados para su fabricación, su calidad ha cumplido con nuestras expectativas si tienes en cuenta la horquilla de precios en la que se sitúa: hierro, goma, nylon y plástico ABS.

No llega a los tres kilogramos de peso y esto se agradece cuando llevas el pedaleador de un lado a otro. Sin embargo, este ligero pesaje compromete su estabilidad porque no permanece completamente fijo y se desplaza un poco. Si apoyas la parte frontal a una pared la estabilidad mejora. La otra opción es utilizar la correa ajustable que se incluye en la caja. Los pies se sienten cómodos cuando pedaleas. Como cabría esperar, puedes ajustar la resistencia. No ofrece demasiada pero para ejercitar las piernas, sin hacer un esfuerzo físico grande, es suficiente.

AGM pedales estáticos

Hay que montar las patas y los pedales antes de utilizarlo, un proceso rápido y en el que no tienes que invertir mucho tiempo ni esfuerzo si sigues las indicaciones de su manual de instrucciones. Su tamaño resulta compacto y manejable como confirman sus dimensiones: una altura de 320 mm, un largo de 406 mm y una anchura de 351 mm. Mientras, la calidad de sus materiales nos parece adecuada, aunque si comparas esta con la de algunos de sus contrincantes la sensación es que resulta un poco más justa en ciertos detalles.

Sus pedales estáticos cumplen, en líneas generales, con su cometido si lo que buscas es un pedaleador para estar sentado y ejercitar tus piernas mientras te encuentras sentado frente al televisor, leyendo una revista o trabajando, porque lo puedes colocar debajo del escritorio perfectamente. También puedes ajustar la resistencia para que te sientas lo más cómodo posible. Nos hubiera gustado que estos pedales para hacer ejercicio en casa ofrecieran una pedalada un poco más suave y que la adherencia a la máquina fuese más firme.

Lee más: elpais.com


Comparte con sus amigos!