Los mejores colchones viscoelásticos a precios económicos | Escaparate

La compra de un colchón es una decisión que se suele meditar bastante: y es que disfrutar de un buen descanso es fundamental para empezar el día con energía y buen humor. Dentro de esta categoría de producto, los colchones viscoelásticos se han hecho populares entre el público, entre otras razones por su buena adaptabilidad y la capacidad termosensible. Pero también por su firmeza media. Pero, ¿qué es un colchón viscoelástico? Dato curioso para entenderlo: la viscoelástica es un tejido sintético que en sus orígenes fue creado por la NASA con el objetivo de aliviar la presión generada por los tejidos de los asientos en los que se colocaban los astronautas durante el despegue de las aeronaves. Se popularizó en los años 90 cuando la reducción de sus costes de producción permitió adaptarlo a textiles, sofás o colchones.

Se trata, básicamente, de un tejido impermeable, transpirable y ergonómico y que se adapta perfectamente a la anatomía del cuerpo humano. Y lo cierto es que la horquilla de modelos entre los que elegir es amplísima y las características que permiten comparar unos y otros parecen casi interminables… sin embargo, se ha comprobado que un colchón viscoelástico barato tiene una vida útil de 10 años, aproximadamente.

Por eso, en EL PAÍS Escaparate, hemos elaborado una guía de compra y hemos probado varios modelos a precios económicos para ayudarte: esta selección es idónea para quienes necesitan un nuevo colchón con una buena relación calidad-precio.

¿Qué modelos hemos seleccionado?

Dado que el abanico de precios se diversifica bastante y que no todos los usuarios tienen la misma capacidad económica, hemos fijado un presupuesto de 200 euros. Lo hemos hecho pensando en quienes buscan un colchón para cuando reciben invitados que se quedan a dormir o amueblan su segunda vivienda.

Los colchones viscoelásticos elegidos son los siguientes: Dormideo Visco Basic (7,5), Dormio Zafiro (8,5), Marckonfort Ergo-Therapy (8) y RestBed Bio Memory (8,5). Se han valorado tras el análisis de diferentes criterios como los que a continuación se apuntan:

– Estructura: ¿Cómo es el colchón? ¿Y la calidad del tejido que lo envuelve y sus costuras?

– Densidad viscoelástica: este dato ayuda a identificar la mayor o menor presencia de espuma viscoelástica por metro cúbico. Se representa de la siguiente manera: kilogramo/metro cúbico. No todos ofrecen la misma cantidad.

– Firmeza: cómo de firme es el colchón, si se hunde… Lógicamente, nunca podrán compararse con las prestaciones de los modelos más caros y, por lo tanto, más avanzados.

– Descanso: con este criterio sucede algo parecido que con el de la firmeza. Lo importante es que el cuerpo note que ha podido descansar y que no siente dolor o molestias si está tumbado varias horas.

– Núcleo del colchón: el ‘corazón’ del colchón está previsto de un conjunto de características y elementos adicionales enfocados al confort.

Así los hemos probado

Hemos probado cada uno de estos cuatro colchones viscoelásticos en una cama de 1.500 x 1.900 milímetros a lo largo de casi dos meses, aunque todos ellos están disponibles en otras muchas más medidas para que el usuario escoja el que mejor se adecue a sus necesidades. Vinieron enrollados y en una especie de envase al vacío, por lo que tuvimos que desenrollarlos -siempre siguiendo las recomendaciones del fabricante- para que el colchón adquiriese su forma natural.

Valorando la franja de precios en la que se sitúan, cabe mencionar que para los usos que hemos apuntado cualquiera de ellos es una opción a sopesar. En esta ocasión, se ha producido un empate técnico entre los colchones Dormio Zafiro y RestBed Bio Memory. Ambos ofrecen un equilibrio acertado entre la experiencia de uso y las características que incorporan, favoreciendo el descanso y una agradable sensación al utilizarlos.

Dormio Zafiro

Comparte con el modelo Dormideo Visco Basic una viscoelástica de 20 milímetros e integra, además, un acolchado de tres capas que contribuye a su comodidad. No obstante, y a pesar de que se adapta de forma natural a la espalda, sí hemos notado que su dureza de grado medio es ligeramente superior a otras propuestas; esto no ha impedido, sin embargo, que sea uno de los modelos que más nos ha gustado.

Para su núcleo central, el fabricante ha elegido una espuma conocida tradicionalmente como eliocel que favorece dos de las cualidades clave de estos productos: de un lado la densidad y, de otro, la firmeza, adaptándose mucho mejor a nuestro peso corporal y a los movimientos que de manera inconsciente realizamos al dormir. Mientras, su reclamo más interesante se encuentra en su capacidad termorreguladora. ¿Qué significa esto? Para que el cuerpo pueda descansar mucho mejor, el colchón dispone de un sistema que le permite regular la temperatura de la habitación y la nuestra propia.

Desde el punto de vista del diseño, mencionar que la presentación del modelo es correcta. También la terminación que ofrece, similar a la de sus competidores.

RestBed Bio Memory

Llega a alcanzar una altura de 260 milímetros e incorpora la característica de independencia de lechos, que se agradece si duermes acompañado de otra persona. En términos de adaptabilidad, confort y firmeza (también comodidad y descanso) sorprendido de manera positiva. Asimismo, la primera toma de contacto fue positiva cuando te fijas en sus acabados y costuras, dando sensación de confianza.

Para proporcionarte una buena experiencia de uso, y que el cuerpo se sienta lo más cómodo posible, RestBed ha optado por un relleno viscoelástico al que ha añadido unas partículas de gel que, entre otras ventajas, posee propiedades termoreguladoras. Cuenta, por otro lado, con un tejido ‘Stretch Luxe’ que favorece la transpirabilidad, característica también clave en la adquisición de cualquier colchón.

Como sucede con el modelo Dormideo Visco Basic, Bio Memory tiene una cara para utilizar en invierno y la otra en verano. En el caso de esta última, se ha optado por un tejido mallado especial que complementa la transpirabilidad que antes hemos señalado minimizando a la vez la sensación de calor.

Marckonfort Ergo-Therapy

Al igual que ha sucedido con el resto de modelos que participan, el colchón viene enrollado y envasado al vacío, por lo que hay que desembalarlo cuidadosamente y extenderlo para que, a medida que pasan las horas, coja su forma y esté listo para utilizarse. Por cierto, que en los laterales encontramos unas prácticas asas para manejarlo de manera mucho más cómoda y poder cambiar entre una cara y otra. A este respecto, ambas presentan características técnicas distintas entre sí que lo que buscan es ofrecer al usuario el mejor descanso posible.

Mientras que su firmeza (de grado medio) nos ha parecido más bien justa, su transpirabilidad ha arrojado mejores resultados de lo previsto gracias, en parte, a una doble capa de ‘tejido NT’ (se reparte entre la zona superior e inferior del colchón) y un tejido 3D ActiDry que, por otro lado, previene la acumulación de humedades. En cuanto al grado de adaptabilidad, se ha portado según lo esperado, pero esperábamos ‘algo más’.

Finalmente, indicar que el colchón Ergo-Therapy comparte con otros modelos de su clase una viscoelástica de 20 milímetros, tratamiento antiácaros y la independencia de lechos.

Dormideo Visco Basic

Provisto de una óptima firmeza, a pesar de ser el más económico, este colchón presenta una dureza de grado medio que garantiza que el cuerpo descansa. Cuando te tumbas, la sensación de comodidad y adaptabilidad es buena, pudiendo utilizar sus dos caras para así prolongar su usabilidad. Ambos lados se sienten cómodos, aunque uno de ellos te da la sensación de que es más mullido. Asimismo, incorpora lo que se conoce como independencia de lechos que evita que si dormimos junto a otra persona nuestros movimientos le molesten. Ofrece una altura próxima a los 160 milímetros.

En lo que respecta a su composición interna, los materiales elegidos transmiten impresiones bastante positivas. Es el caso de sus cubiertas con tejido TNT, que gracias a su transpirabilidad permite la ventilación. El acabado que muestran sus laterales está bien , pero es mejorable; la capa intermedia de acolchado está hecha con fibras; y ayuda también a combatir los ácaros y los alérgenos, entre otras bacterias.

Lee más: elpais.com


Comparte con sus amigos!