Los mejores calefactores eléctricos portátiles para el hogar | Escaparate

Es probable que en alguna que otra ocasión hayas necesitado un extra de calor en alguna de las habitaciones de la casa como la cocina, el dormitorio, el baño… O bien hayas querido calentar alguna estancia en la que no haya calefacción. Una solución práctica y rápida son los calefactores eléctricos.

En este sentido, existen dos posibles alternativas. De un lado, los modelos tradicionales de toda la vida. De otro, los cerámicos, que reciben este nombre porque incorporan unas placas de cerámica. Con respecto a los primeros, proporcionan una serie de ventajas como su mayor durabilidad dado que su capacidad para soportar el calor generado en el interior es mayor. Pero la más importante tiene que ver con el consumo energético que es menor. En cualquier caso, a la hora de comprar un modelo u otro conviene analizar cuáles son nuestras necesidades y para qué lo vamos a utilizar exactamente, si este uso es intensivo o no.

¿Cuáles son los mejores calefactores para casa?

Se ha fijado un presupuesto máximo de 55 euros y de las cuatro propuestas seleccionadas dos son calefactores cerámicos. El resto son modelos eléctricos normales. Son los siguientes: Cecotec Ready Warm 6100 Ceramic Rotate (8), Taurus CA2400 (7,75), Orbegozo CR 6025 (8,25) y Rowenta SO6510F2 Comfort Aqua (9).

Estos los criterios tenidos en cuenta en sus análisis:

– Diseño: no solo en cuanto a dimensiones y peso (todos son aptos para la portabilidad), sino la calidad de sus materiales para garantizar su resistencia y durabilidad.

– Potencia: cuanto mayor sea la potencia, se podrá utilizar en habitaciones más grandes. Pero ojo, que este incremento de la potencia va asociado también a un mayor consumo por lo que conviene estar atentos.

– Ruido: si es muy ruidoso o no cuando está funcionando.

– Experiencia de uso: ¿cumple el calefactor con lo esperado? ¿Calienta bien y rápido? ¿Qué tal resulta su termostato? ¿Añade características complementarias?

Comparativa de los mejores calefactores portátiles

A lo largo de dos semanas, cada uno de estos calefactores se ha probado en varias estancias de una vivienda de 100 metros cuadrados, en concreto en cuatro habitaciones: el baño, la cocina, una sala de estar y un pequeño dormitorio. Esto nos ha permitido comprobar cómo funcionan, qué potencia alcanzan, si son rápidos calentando y calientan bien el lugar, cómo se reparte este calor…

El modelo de Rowenta ha sido elegido como el ganador porque desde el primer momento dejó sensaciones muy buenas. Es un calefactor que ha proporcionado la mejor experiencia de uso, se desenvuelve bien en estancias medias y los acabados y materiales son mejores.

Calefactor Rowenta SO6510F2 Comfort Aqua: la alternativa

Su certificación IP21 le convierte en un modelo especialmente indicado para utilizar en el baño, aunque la potencia máxima a la que puede trabajar (hasta 2.400 vatios) permite que pueda utilizarse sin problemas en otros espacios de la casa más grandes; la otra potencia seleccionable son 1.200 vatios. En este sentido, el calefactor ha funcionado perfectamente y ha cubierto nuestras necesidades, aunque al tratarse de un modelo que no es cerámico conviene vigilar su uso pensando en el gasto energético y, por tanto, económico que implica. Por su parte, el termostato cumple con su función y se conecta automáticamente nada más detectar que la temperatura de la habitación comienza a decrecer. Este termostato ha sido provisto de un modo de protección contra el hielo.

Tiene unas medidas de 150 x 310 x 220 milímetros y al incorporar una pequeña asa se transporta fácilmente. Que en su fabricación se haya empleado acero inoxidable denota calidad y resistencia. A su favor hay que decir, además, que la parte superior donde se sitúan los controles se ha protegido con una tapa transparente de plástico duro. Sus características incluyen, asimismo, un modo ventilador, protección contra el sobrecalentamiento y doble aislamiento eléctrico. En cuanto al ruido, es uno de los ‘más silenciosos’, sobre todo si seleccionas la opción de 1.200 vatios de potencia.

Calefactor Orbegozo CR 6025

Lo primero que llama la atención de este otro modelo cerámico es su estética, que ‘huye’ de la imagen tradicional que se tiene de esta clase de productos. En blanco y con detalles cromados, en la parte superior integra una práctica asa para moverlo fácilmente de un sitio a otro de la vivienda (pesa un kilogramo). Mientras, en la zona inferior cuenta con un sistema de seguridad antivuelco (el de Cecotec lo trae también) que hace que el calefactor se apague nada más detectar que sufre un vuelco. También comparte con este adversario un sistema de protección contra el sobrecalentamiento como medida de protección.

Con unas medidas de 185 x 285 x 195 milímetros y provisto de un indicador luminoso de encendido, a su función de ventilador (prácticamente testimonial como en el resto) se suman dos niveles de potencia: 750 y 1.500 vatios. Dispone, asimismo, de un termostato para regular la cantidad de calor en la habitación y que, de este modo, la temperatura se mantenga lo más estable posible. Como característica complementaria, el calefactor de Orbegozo ha sido provisto de un sistema de 360º para que el calor se proyecte en todas las direcciones. Dicho sistema cumple con lo prometido. Para estancias pequeñas como el baño es perfecto e, incluso, para habitaciones un poco más grandes -en torno a los 20 metros cuadrados- también. No tarda mucho en calentar.

Calefactor Cecotec Ready Warm 6100 Ceramic Rotate: mejor relación calidad-precio

Este calefactor cerámico tiene un tamaño compacto y un peso de 1,26 kilos para su cómodo transporte, que se facilita gracias al mango de su parte trasera. Mientras, toda la estructura se apoya en una amplia base que le otorga una buena estabilidad gracias a sus puntos de apoyo.

Sus controles se sitúan en la parte superior. Así, su termostato regulable a través de una rueda de control ofrece dos niveles de potencia entre los que elegir, 750 o 1.500 vatios. En nuestras pruebas, como calefactor de baño ofreció buenos resultados pero en habitaciones un poco más grandes, en torno a los 20 metros cuadrados, el rendimiento es algo más justo. El dispositivo calienta, en líneas generales, bastante rápido, reparte el calor de manera uniforme y gracias a su sistema RotateWind ofrece una oscilación automática de 90º que hace que el ángulo de calefacción sea mayor. Como característica adicional, incorpora la función ventilador (modo ’Cool’) pero hay que estar muy cerca para notar los resultados. Para garantizar un uso completamente seguro, incorpora protección contra el sobrecalentamiento y un sensor antivuelco. Además, la parte central está protegida por una rejilla.

Calefactor Taurus CA2400

Aunque este calefactor eléctrico no forma parte de la categoría de los modelos cerámicos, tiene a su favor la alta potencia que ofrece gracias a sus dos modos de uso seleccionables: 1.200 vatios y 2.400 vatios en el caso de ponerlo a funcionar a pleno rendimiento. El modelo cumple con su función y la experiencia de uso es positiva, resultando una buena alternativa para el baño y habitaciones en torno a los 20 o 25 metros cuadrados, sobre todo porque calienta rápido y el reparto que hace del calor es bastante uniforme. El termostato regulable funciona muy bien y ayuda a que la temperatura permanezca estable en todo momento. Al igual que sus competidores, incluye una función de aire frío.

Ha sido provisto, por otro lado, de un diseño compacto gracias a sus 235 x 235 x 140 milímetros y su peso (algo más de kilo y medio) facilitan su cómodo transporte, en especial por el asa que incorpora. La base del pie es regulable y proporciona una buena estabilidad. Está fabricado en plástico y algunos detalles son mejorables. Cuenta, por otro lado, con alojamiento para el cable. Así no se estropea y queda protegido hasta la próxima vez que se use.

Lee más: elpais.com


Comparte con sus amigos!