los hermanos Gallagher, ni juntos ni revueltos en su regreso a España

El año pasado, cuando aún había quien creía que una reunión de Oasis era posible y el décimo aniversario de su separación en 2009 se antojaba como la excusa ideal, los responsables del Biggest Weekend, festival británico organizado por la BBC, tuvieron la ocurrencia de colocar a los hermanos Gallagher, los Zipi y Zape del brit pop, juntos en un mismo cartel. Sí, los dos. Juntos. Y el mismo fin de semana.

Eso sí: por si las moscas y aprovechando que se trataba de un cita que se celebraba en varias ciudades de manera simultánea, a Noel lo enviaron a Perth y a Liam a Coventry. Así, en el caso que los hermanos peor avenidos de la historia del pop desde Ray y Dave Davies quisieran dirimir con algo más que tuits subidos de tono sus milenarias disputas, tendrían 600 kilómetros de nada para pensárselo. «Nos estamos acercando más y más, vamos a chocar un día y… ¿quién sabe qué pasará?», ironizaba entonces un Liam que se acababa de estrenar en solitario con «As You Were».

Un año después, el regreso de Oasis ha entrando de nuevo en zona muerta, pero el azar ha querido que, algo es algo, Liam y Noel vuelvan a pisarse los talones en su regreso a España y se hagan la competencia a kilómetros de distancia en el fin de semana más musicalmente intenso y disputado del calenario. De hecho, más o menos a la misma hora a la que Liam Gallagher dispare su mentón hacia el cielo para despedirse del BBK bilbaíno y salir de órbita con «Champagne Supernova», su hermano Noelsubirá al escenario del Mad Cool para ejecutar junto a sus High Flying Birds un número de acrobacias retro con paradas en «Stop Crying Your Heart Out» y «Don’t Look Back in Anger».

Ninguno de los dos se atreve con «Live Forever», quizá porque lo único eterno a lo que han conseguido dar forma es a una insana y ratos supersónica malquerencia fraternal. Así que, por más que este jueves les separen los 400 kilómetros que median entre Bilbao y Madrid, en realidad los mancunianos siguen a años luz de distancia. ¿Ejemplos? Veamos: poco después de que Liam se despachase a gusto contra «Black Star Dancing», el último single de su hermano –«es la montaña de mierda más grande de todas, él lo sabe y sus fans de plástico también», escribió en Twitter–, Noel contratacó asegurando que ni siquiera se había tomado la molestia de escuchar el debut en solitario de Liam. Solo que, claro, no lo dijo ni con esas palabras ni con mesura alguna. «Prefiero poner una mierda en una pizza y alimentarme a la fuerza que escuchar a ese cabestro de mierda asesinar sus propias canciones», dijo.

De mal en peor

Nada nuevo, en cualquier caso, para un pareja que ha hecho del rencor, la escandalera y, llegado el momento, una pandereta volando hacia la cabeza de Noel, su razón de ser. «Simplemente no podía continuar trabajando con Liam un solo día más», dijo Noel cuando Oasis pasaron a mejor vida en agosto de 2009. Una década después, la relación no sólo no ha mejorado, sino que parece empeorar a marchas forzadas. Ahí está, por ejemplo, el reciente encontronazo a raíz de «As It Was», documental del que Liam ha tenido que retirar música de Oasis después de que Noel amenazase con demandarlo.

En concreto, y según explicó el cantante, lo que no ha podido utilizar es la grabación de «Live Forever» registrada durante el concierto benéfico organizado en Manchester tras el atentado cometido en 2017 a la salida de un concierto de Ariana Grande y en el que Noel no participó. «Coge un puto avión y canta para los niños, desgraciado», le escribió Liam a través de su cuenta de Twitter. Dos años después,  el cantante reconoció que gustosamente le hubiese partido la mandíbula a su hermano por no dejarle utilizar la grabación. Y Noel, que tampoco es muy dado a morderse la lengua, respondió dando por zanjado cualquier posible regreso de Oasis. «Si quieren escuchar canciones viejas de Oasis, las está tocando por ahí un hombre gordo con una parka. No tengo ningún deseo de volver a involucrarme con Oasis», dijo. Visto así, casi mejor que los separen todos los kilómetros posibles y dejar sin respuesta la pregunta de Liam. Porque, ¿quién sabe qué pasará si algún día chocan?

Lee más: abc.es


Comparte con sus amigos!