Los diabéticos adultos urgentes tendrán medidor sin pinchazo en 2019 en Castilla y León

Los diabéticos adultos del tipo 1 más urgentes de Castilla y León tendrán acceso a partir del primer semestre del 2019 a los nuevos dispositivos de medición de glucosa sin pinchazo, de los que ya disponen los menores de 18 años, ha anunciado hoy el consejero de Sanidad, Antonio Sáez.

La medida arranca del acuerdo que este jueves se cerrará en el consejo interterritorial nacional de salud, en el que aprobará ese sistema de medición para tres supuestos de adultos con diabetes tipo uno: los que tienen alguna descompensación fuerte, alguna discapacidad o dificultad funcional para medirse la glucosa, como es el caso de los ciegos, y las embarazadas, informa Efe.

Este sistema de medición de la glucosa sin pinchazo se extenderá en un principio a esos grupos de adultos en una primera fase, con unos 60.000 beneficiarios en España, ha detallado Sáez en declaraciones a los medios antes de participar en Valladolid en una jornada dentro del Día Mundial de la Diabetes.

Este modelo de medición para monitorizar la glucosa sin pinchazo tiene ya 497 usuarios menores de 18 años en la Comunidad desde que se ofreció en la sanidad regional a ese colectivo a mediados de este año.

En concreto, según los datos facilitados por la Consejería de Sanidad, en Ávila hay 48 menores con diabetes que tienen ese dispositivo, con 58 en Burgos, 57 en León, 19 en el Bierzo, 30 en Palencia, 92 en Salamanca, 34 en Segovia, 18 en Soria, 47 en Valladolid este y 60 en Valladolid oeste y 34 en Zamora.

Loading...

El consejero ha incido hoy en que la atención primaria es el elemento clave a la hora de tratar una enfermedad que tienen diagnosticada, en formas más o menos graves, 180.000 personas en Castilla y León.

Los niveles de prevalencia son similares a los nacionales, que según ha referido hoy en Valladolid la presidenta de la Fundación de la Sociedad Española de Diabetes (SED), Sonia Gaztambide, es «muy alta», hasta el 13,8 por ciento en los mayores de 18 años, y hasta el 35 por ciento, esto es uno de cada tres, en los mayores de 645 años.

Se trata de una «enfermedad desconocida, muy importante y que genera la muerte silenciosa», ya que muchas de las muertes cardiovasculares tienen la diabetes detrás, ha referido Gaztambide.

Es la primera causa en España de ceguera, diálisis, trasplante renal y amputaciones, y «se puede controlar», pero necesita que el «paciente sea activo», y ello requiere que tenga «información». A ello se une que, según la federación internacional de esta enfermedad, el 50 por ciento de los que la tienen están sin diagnóstico, indicador que es mejor en España donde se sitúa en el 43 por ciento.

Lee más: abc.es


Comparte con sus amigos!

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *