Los concursos, nueva meta de las plataformas | Televisión

La ficción ha sido la principal apuesta del streaming, el contenido estrella con el que las plataformas de vídeo bajo demanda internacionales han buscado, desde el principio, enganchar a los espectadores. A la vez, en el prime time de la televisión en abierto española, los realities, programas de búsqueda de talentos y otros concursos demuestran cada semana su poder para congregar al público. Tienen la capacidad de crear eventos televisivos con los que sus seguidores sienten que, si se lo pierden en el día y hora marcados, se quedarán fuera de la conversación al día siguiente. Mientras que el espectador es quien decide cuándo ve una serie en Netflix, Amazon Prime Video, HBO y compañía, los programadores todavía tienen la última palabra en el entretenimiento.

Pero esta realidad está cambiando. Tanto Netflix como Amazon Prime Video tienen en marcha proyectos en España que buscan ampliar los horizontes del contenido que ofertan a sus suscriptores. A las cerca de dos decenas de series españolas que Netflix ha estrenado o tiene en previsión para los próximos meses, en octubre de 2019 se sumó su primer programa de entretenimiento producido en España. Niquelao! es una adaptación de Nailed It!, formato internacional en el que pasteleros amateurs intentan replicar dulces con alta exigencia técnica, no siempre con resultados óptimos. La cantante, actriz y vedette cómica María José Charro, conocida como La Terremoto de Alcorcón, es la presentadora de la edición española.

Además, la semana pasada la plataforma anunció el estreno en 2020 del que será su primer concurso musical en España, ¡A cantar! En él, seis participantes pondrán a prueba sus habilidades vocales interpretando canciones conocidas y superando diferentes fases en las que podrán aumentar la cuantía del premio inicial, 30.000 euros. Ricky Merino, uno de los participantes de OT 2017 y que ahora conduce El chat de OT en La 1, será el presentador.

Amazon Prime Video tiene en marcha varios proyectos de entretenimiento de producción española, todavía sin anunciar. A diferencia de otras plataformas, esta ya cuenta con un responsable del área de no ficción en España, Óscar Prol. «La gente asume que [en el campo de la no ficción] los servicios de streaming solo ofrecen documentales, pero este no es el caso de Amazon Prime Video. También queremos formatos reconocidos, programas de entretenimiento, reality shows… Y no estamos buscando programas de televisión globales que necesiten estrellas globales. En España, queremos el mejor contenido para el público local», dice Prol por correo electrónico a EL PAÍS. «Queremos desarrollar programas españoles originales, formatos novedosos que podamos trasladar a todo el mundo. Tampoco estamos en el juego del volumen. Decimos que no a muchas ideas porque tenemos una alta ambición de lo que un show de Amazon debería ser», añade.

El objetivo en España es seguir la estela de producciones de la plataforma en otros países como los realities Love Island en Francia, Celebrity Hunted en Italia, la versión japonesa de Bachelor o LOL: Last One Laughing, programa que han lanzado en Australia y México en el que el último cómico que aguante sin reírse es el vencedor. Pero, ¿pueden las plataformas competir con la televisión en abierto en este territorio? «Nosotros buscamos conceptos que sean únicos, exitosos y que no verías en televisión en abierto. La audiencia de los servicios de streaming está creciendo muy rápido y estamos seguros de que seremos capaces de consolidar estos formatos que tradicionalmente son muy exitosos en televisión en abierto también bajo demanda», defiende Prol.

Uno de los primeros grandes golpes de efecto de Amazon allá por 2015 se produjo en el campo del entretenimiento cuando anunció el fichaje estrella de Jeremy Clarkson. El periodista y presentador había sido suspendido pocos meses antes por la BBC tras una fuerte riña con uno de los productores de Top Gear, el programa automovilístico que capitaneaba y uno de los más exitosos de la cadena pública británica. Con él se fueron también los copresentadores James May y Richard Hammond. Aunque Top Gear continuó con otras caras al frente, el trío original replicó aquel formato en la plataforma de vídeo y el resultado es The Grand Tour, un espacio que ya va por su cuarta temporada y que es uno de los buques insignia de Amazon.

Las amplias posibilidades que ofrece el entretenimiento se refleja en el catálogo de programas producidos por Netflix. Desde el reality protagonizado por sopladores de vidrio Blown Away hasta el reciente The Circle, una especie de Gran Hermano en el que sus participantes solo pueden interactuar entre ellos a través de una aplicación. Desde concursantes que tienen que pasar diferentes pruebas tras haber permanecido 24 horas sin dormir en Awake: The Million Dollar Game, hasta el programa de búsqueda de la próxima gran estrella del rap Rhythm + Flow. Un concurso de gastronomía con cannabis (Colocados en la cocina) comparte lugar con un espacio en el que a los participantes se les somete a pruebas que rozan la tortura física (Flinch). Casi todo vale mientras que las plataformas tratan de cruzar la siguiente frontera televisiva.

Lee más: elpais.com


Comparte con sus amigos!