Los cabos sueltos tras la investigación de la muerte de Mariana Sánchez

“Era sucia, desordenada, no hablaba con nadie…”. Así comienzan los primeros testimonios del expediente de Mariana Sánchez, la médica en prácticas de 25 años hallada muerta en las instalaciones de un centro de salud de Chiapas. Unas declaraciones que insisten en la apariencia de la joven más que en los motivos o causas específicas de su muerte. En las casi 600 páginas de la carpeta de investigación, a la que ha tenido acceso EL PAÍS, no hay un solo indicio que apunte al posible feminicidio de la joven, una línea de investigación obligada por ley para cualquier caso de muerte violenta de una mujer en México. El caso armado hasta ahora demuestra cómo las autoridades no impidieron la incineración rápida de su cadáver. Y, sin cuerpo que analizar, las pesquisas se centran en señalar a un único culpable de su muerte: ella misma.

Seguir leyendo

Lee más: elpais.com


Comparte con sus amigos!