Los 10 mejores videojuegos de la década | Blog 1 UP

Sí. Lo sabemos. En diciembre de 2019 y durante el pasado enero, muchos medios elaboraron una lista como esta. Desde 1UP no podemos dilucidar el misterio de si existió o no un año 0, pero hacemos caso a la RAE cuando dice que la década comenzó este 2021. 1UP ya sacó su lista con lo mejor de la cosecha de 2020, pero es de justicia destacar lo mejor que han dado de sí los años 10 en el mundo del videojuego: un periodo extraordinario con hallazgos estéticos, mecánicos y argumentales de primer nivel; una década que ha terminado de consolidar al medio como un referente a nivel mundial. Para ello, hemos invitado a varios expertos y cada uno ha confeccionado su lista con los mejores 10 juegos entre 2011 y 2020. Comienza ahora un periodo ilusionante, con la aparición de las nuevas consolas de sobremesa y un mundo postpandemia donde la afición al ocio interactivo se ha multiplicado. Vendrán juegos mayores, juegos mejores que tendrán un público cada vez más exigente y vigilante. Un público que demande obras plenas, de calidad incuestionable y sensibilidad extrema. Por eso, es de justicia destacar los mejores juegos que ya han sido. Los mayores hitos de la pasada década. Y son estos:

1. The Witcher 3: Wild Hunt — 45 puntos

De vez en cuando crítica especializada y público se ponen de acuerdo para encumbrar una obra. En este caso, la unanimidad sobre la excelencia de la tercera entrega de CD Projekt RED (2015) que adapta las novelas del escritor polaco Andrzej Sapkowski deja poco al debate. The Witcher 3: Wild Hunt es parte de la cumbre del RPG occidental, con una narrativa de especial relevancia, en que todas las historias tienen un peso capital en el desarrollo de la trama; un sistema de combate ágil y pulido, un diseño artístico sobresaliente y una atención al espíritu de la saga que dan como resultado una obra indiscutible.

2. The Legend of Zelda: Breath of the Wild — 40 puntos

La última entrega de una de las sagas por antonomasia del mundo del videojuego revolucionó el concepto de mundo abierto con un título sin límites: cada centímetro del inmenso mapa no solo es explorable, es que esconde algún secreto, alguna aventura, algún reto. Su segunda parte quizá sea el juego más esperado en el mundo entero (que ya es decir) pero, mientras llega, volver a correr por los campos, montañas, pantanos y cañones de Hyrule no es nunca una mala opción. No hay juegos infinitos, pero Breath of the Wild es, sin duda, bastante infinito.

3. Dark Souls — 37 puntos

Si dijéramos que es el juego más influyente de la década no estaríamos diciendo ninguna tontería. No es la primera obra de From Software pero sí la que, en 2011 cristalizó la fórmula de Hidetaka Miyazaki, el creador de videojuegos que saca su inspiración de la literatura antes que de otros videojuegos. Y se nota: oscuridad abismal que envuelve un mundo de fantasía medieval donde el vacío te devuelve la mirada. Y donde las mecánicas jugables alcanzan un cénit copiado luego decenas de veces.

4. Red Dead Redemption 2 — 36 puntos

Red Dead Redemption era un pasatiempo perfecto, una locura genial de Rockstar. Pero Red Dead Redemption 2 se convirtió en 2018 en una obra de arte mayor. Un prodigio técnico cuyas virtudes estéticas palidecían ante la solidez de su trama y sus personajes. Nunca un mundo abierto lució tan vivo. Nunca una historia había alcanzado la hondura semiótica del propio universo (el del wéstern) en el que se desarrollaba.

5. The Last of Us — 26 puntos

The Last of Us llegó para despedir por todo lo alto la alineación de obras exclusivas de PS3 y, aún hoy, seguimos dándole vueltas al significado de esa mirada al final de la aventura. Y qué aventura. Naughty Dog desatada, construyendo fotograma a fotograma una relación entre dos personajes que solo podemos entender a través de los mandos. Un videojuego total, mayúsculo e imperdible para cualquier amante de las buenas historias. Valioso para la década, pero también para el nombre de PlayStation.

6. The Last of Us Parte II — 21 puntos

Pocos puntos separan TLOU 1 y su secuela, que salió en 2020 y se convirtió en, para 1UP, el mejor juego del año. Una trama igual de profunda que su antecesor pero esta vez bicéfala, que no pretende comprender las motivaciones de la humanidad en un escenario apocalíptico sino, hurgando en la herida, las motivaciones concretas de nuestra propia némesis. Una denuncia de la violencia como ciclo de reacciones del que todos somos partícipes, y un hito en cuanto a narrativa y jugabilidad se refiere. Un juego indispensable.

7. Bloodborne — 21 puntos

Entre los muchos intentos de copiar y refinar lo iniciado por From Software con la saga Dark Souls, solamente los padres de la criatura podían ofrecer ese giro de tuerca tan necesario. El gran exclusivo de Playstation 4 llegó a mitad de la década pasada para ofrecer un combate mucho más dinámico, una inspiración directa en las obras de H.P. Lovecraft, que casó con un diseño artístico y de niveles insuperable, y un componente de terror que redondeaba el conjunto. Pocos pueden jactarse de hacerle frente a Dark Souls, pero Bloodborne se ha convertido por méritos propios en un digno sucesor, que incluso llega a hacer sombra a su saga hermana, y por cuya secuela los fans siguen clamando.

8. The Elder Scrolls V: Skyrim — 19 puntos

La quinta entrega de The Elder Scrolls llego en 2011, pero desde entonces no ha salido de nuestras vidas. Una aventura con mayúsculas y en primera persona, donde la brutalidad y la magia se daban la mano. Dragones, mazmorras y guerreros que revolucionaron el género con el juego más ambicioso hasta la época, todo un espectáculo donde la banda sonora, el aparato artístico y la jugabilidad alcanzaron una cota que hoy todavía sorprende. 

9. Journey — 16 puntos

Journey es uno de esos ejemplos que nos vienen a la cabeza cuando nos referimos al videojuego como arte. Al igual que en otras expresiones artísticas, hay un momento y un nombre que sirven como detonante para algo grande, que trasciende; y Journey lo es para la escena independiente. Su cuidado, su devoción por el detalle y su capacidad para narrar sin necesidad de recurrir al lenguaje verbal lo convierten, entre muchas otras virtudes, en un viaje que todos deberíamos experimental al menos una vez.

10. Final Fantasy XIV — 12 puntos

Las cosas no pudieron empezar peor para Final Fantasy XIV, un videojuego llamado a suceder a la undécima entrega, también online. Su lanzamiento aciago determinó el futuro del proyecto, que fue puesto en manos de Naoki Yoshida, el director que consiguió revertir una situación que parecía imposible. En un período de tan solo un año, el estudio fue capaz de construir un MMORPG que ha logrado pasar a la historia como uno de los mejores juegos del género; también es el ejemplo perfecto de cómo un producto fallido puede resurgir de sus propias cenizas. Diez años después de su llegada al mercado, la producción de Square Enix sigue teniendo recorrido por delante. Además de perfilar una gran historia, los desarrolladores lo han ampliado con magníficas expansiones. Todo un imprescindible.

Borja Ruete:

1. Dishonored 2

A día de hoy, he encontrado pocos juegos con un diseño de niveles tan brillante como el de Dishonored 2. La producción de Arkane Studios es como una muñeca rusa, está formada por distintas capas que encajan a la perfección las unas con las otras. La desarrolladora francesa bosqueja un mundo imaginario y decadente, que combina la belleza arquitectónica con localizaciones sórdidas, infestadas de enfermedad, de parásitos y de muerte. De fondo, una lucha por el poder y por el control del Imperio de Dunwall. Si en la primera entrega éramos testigos de la restitución de Emily Kaldwin como emperatriz legítima, en la segunda somos testigos de su derrocamiento a manos de una usurpadora. A partir de ese momento manejamos a Corvo Attano, protagonista del primer juego, o a la propia Emily, depende de la decisión del jugador. Soy de los que siempre tienen problemas con el sigilo. Un paso en falso y adiós, tengo a todo el ejército enemigo a mis espaldas. Sin embargo, me he dado cuenta de que no siempre es cosa mía, de que entrar como un elefante en una cacharrería a veces tiene más que ver con el diseño fallido de las mecánicas de sigilo que con la habilidad del jugador en sí. Dishonored 2 está tan bien pensado que te invita en todo momento a utilizar el sigilo, a explorar todos y cada uno de sus escenarios, a empaparte de su rica narrativa y su delicioso diseño. Pocas localizaciones me han sorprendido más que la mansión mecánica, toda una demostración del buen hacer de Arkane. Obra maestra.

2. The Last of Us Parte 2
3. Uncharted 4: El Desenlace del Ladrón
4. GTA V
5. Super Mario Galaxy 2
6. The Legend of Zelda: Breath of the Wild
7. The Elder Scrolls V: Skyrim
8. Mass Effect 2
9. Final Fantays XIV
10. Life is Strange

Sara Borondo

1. The Legend of Zelda: Breath of the Wild

La década comenzó con una crisis económica, Xbox 360, PlayStation 3, la llegada de Wii U y el convencimiento de que el juego en PC tenía los días contados y se despide con una pandemia, una Switch en plena forma, el nacimiento de PlayStation 5 y Xbox Series X|S y el convencimiento de que el juego en PC tiene un gran futuro. Entre medias han proliferado los contenidos descargables, los juegos por capítulos, han florecido los esports, nos hemos acostumbrado a los parches infinitos (para la consola, para el juego, para el mando), se han extendido los juegos que van cambiando y evolucionando casi cada semana, hemos vivido en varios mundos de realidad virtual, el móvil se ha convertido en una plataforma más, ahora es mucho más fácil publicar un juego en cualquier plataforma, los battle royale han arrasado entre los más jóvenes, Tencent ha extendido sus raíces por toda la industria, los videojuegos han desarrollado su propia manera de contar historias consistentes y hemos disfrutado de decenas, centenares, de juegos magníficos. Entre tanta riqueza, es difícil elegir lo más representativo de esta década, pero lo he intentado:

2. The Elder Scrolls V: Skyrim
3. The Last of Us
4. Minecraft
5. Dark Souls
6. Grand Theft Auto V
7. Half Life: Alyx
8. Journey
9. Candy Crush Saga
10. Fortnite

Sergio Carlos González Sanz

1. The Legend of Zelda: Breath of the Wild

La década comenzó dejándonos algunos de los mejores títulos de la pasada generación y se despide también con uno de los años más inolvidables de este medio; no solo por las obras que nos deja, sino también por una pandemia que nadie vio venir. El videojuego se ha reivindicado como uno de los mejores acompañamientos en tiempos de compañía y soledad gracias a su naturaleza interactiva, esa que pusieron de manifiesto obras como Journey desde la incipiente y necesaria escena independiente. Esa que las grandes producciones aprovecharon para dibujar mundos más abiertos, vivos y complejos. Hace diez años ya estaba convencido del amor que tengo por este medio; pero ahora, una década más tarde, me doy cuenta de lo mucho que se ha avanzado en los géneros ya establecidos y los que se han engendrado a través de ideas, convicción y talento. Confeccionar una lista como esta es difícil y estrictamente subjetivo, algo en realidad positivo y que evidencia que la excelencia ha sido alcanzada en muchas ocasiones y de formas muy distintas. Si tuviese que quedarme con diez, solo con una decena de creaciones, serían estas, porque por algún motivo logré sumergirme en sus propuestas de maneras únicas y auténticas. The Legend of Zelda: Breath of the Wild, sin embargo, es mi elección final, un título extraordinario, maravillosamente imperfecto, donde se encuentra todo lo que puedo pedir a un videojuego.

2. Red Dead Redemption 2
3. Bloodborne
4. The Witcher 3: Wild Hunt
5. Journey
6. The Last of Us
7. The Elder Scrolls V: Skyrim
8. Hades
9. Stardew Valley
10. NieR: Automata

Alejandro Castillo Escribano

1: Dark Souls

La relevancia de los trabajos de From Software ha sido total en estos últimos diez años. Dark Souls representa la entrega que popularizó su fórmula. Si bien King’s Field y Demon’s Souls fueron parte del origen del mito, la llegada de Lordran supuso el inicio de una época dorada para el estudio japonés. El éxito de sus secuelas, Bloodborne y Sekiro: Shadows Die Twice nace de quien abrió el camino entre las masas; constató la calidad de una visión creativa muy especial. Le debemos parte de la industria que hemos vivido. Dark Souls es, en definitiva, el sueño cumplido de Hidetaka Miyazaki.

2: The Last of Us
3: Red Dead Redemption 2
4: Deadly Premonition
5: Portal 2
6: Divinity: Original Sin II
7: Sekiro: Shadows Die Twice
8: The Last of Us Parte II
9: Yakuza 0
10: Deus Ex: Human Revolution

Virginia ‘Arashi’ Mejías

1. Red Dead Redemption

La gente nunca olvida. Nada queda impune. Eso reza John Marston, un ex forajido que busca desesperadamente la redención. El mundo que él conocía ha cambiado, y los bandidos ya no tienen cabida en una sociedad donde las fuerzas del orden ocupan las calles de las ciudades. El progreso. Pero no todos están dispuestos a aceptarlo; unos pocos se aferran al viejo oeste donde el revólver sustituye a la palabra. Esta es la premisa de Red Dead Redemption, un título que ha marcado la década debido a sus altos valores de producción. Despunta especialmente el guion magistral digno del mejor wéstern. Desde New Austin hasta México cabalgamos a través de un paisaje cambiante mientras nostálgicas notas de armónica nos envuelven. Red Dead Redemption supone el trabajo más maduro y memorable de Rockstar y, por todo ello, es mi juego favorito de la pasada década. Sin embargo, disfruté de otros grandes cañonazos que merecen ser nombrados:

2. Halo Reach
3. Celeste
4. Mass Effect 2
5. Mass Effect 3
6. Life is Strange
7. This War of Mine
8. Dark Souls
9. Divinity Original Sin 2
10. Titanfall

Ángel Luis Sucasas

1. Dark Souls

El multijugador online PVP y PVE. El sistema de niveles del rol. La dificultad en una obra para el gran mercado. El diseño de niveles interconectado, pero sin perder un ápice de personalidad. Y lo más invisible, un trabajo narrativo imbricado con las potencialidades del medio, con el habitar de un espacio, capaz de replicar con la misma hondura que la literatura mitológica los hechos de mundos imposibles. Todo eso, y mucho más, es la obra maestra de Hidetaka Miyazaki, sin duda, al menos para mí, el videojuego más influyente de la década y el más relevante para el futuro del medio después de la incertidumbre de la séptima generación. Sin anclajes a otras artes, el videojuego vuela en Dark Souls a su verdadera y asombrosa dimensión.

2. Yakuza Zero
3. Zelda. Breath of the Wild
4. The Witness
5. Resident Evil 6
6. Persona 5
7. The Last of Us Part 2
8. The Witcher 3
9. Vanquish
10. The Binding of Isaac

Fran espinosa

1. Red Dead Redemption II.

En realidad, cualquier puesto de esta lista (personal, subjetiva, llena de carencias, de elecciones discutibles) podría ser intercambiable, salvo el primero. Red Dead Redemption II es un videojuego que me ha impactado profundamente desde el momento en que apareció. No solo por recrear el salvaje oeste de una forma que evoca el cine de Sergio Leone, que es cinematográfico, pero también literario; sino por la atención al detalle (obsesiva, cuestionable), el enorme peso de su guion y su forma de narrar, el cuidado técnico, el mimo artístico y todas sus decisiones jugables. Es un videojuego que no tiene miedo a tomarse su tiempo, a enseñar al jugador a disfrutar a su ritmo, y ese valor se recompensa con una experiencia jugable que pocas obras igualan.

2. The Witcher 3: Wild Hunt.
3. What Remains of Edith Finch.
4. P.T.
5. Fallout New Vegas.
6. Bloodborne.
7. Life is Strange.
8. Batman Arkham City.
9. Gods Will Be Watching.
10. The Legend of Zelda: Breath of the Wild.

Laura Luna

Borja Vaz

1. Final Fantasy XIV (Heavensward, Stormblood, Shadowbringers)

Final Fantasy XIV empezó la década en el peor estado imaginable. La decadencia de Square Enix de aquellos tiempos cristalizó en un desastre que llevó a la franquicia a su punto más bajo, causándole un daño terrible. Lo lógico hubiera sido abandonar y pasar página cuanto antes. Sin embargo, la compañía japonesa puso al frente a un visionario con un plan audaz: Naoki Yoshida. El director y productor no solo rediseñó el juego desde la base con A Realm Reborn, sino que supo explotar el talento inconmensurable de su equipo para hacer tres expansiones magistrales que han llevado a la longeva franquicia a su máximo esplendor. Es una auténtica delicia narrativa, que se toma su tiempo para disponer el tablero con sus decenas de tramas y cientos de personajes, pero que sabe como nadie cómo generar un conflicto y escalarlo hasta el paroxismo. Los mejores videojuegos tienen que ser capaces de transportarte a otro mundo, estimularte intelectualmente y, lo más importante, establecer un vínculo emocional que te inflame el corazón. Todos los juegos de la lista lo hacen de una u otra forma, pero Final Fantasy XIV juega en otra liga. Echo la vista atrás y rememoro con añoranza el conflicto milenario entre dragones y caballeros de Ishgard, la épica cósmica del combate contra Shinryu en Ala Mhigo o el profundo dolor de Emet-Selch en las profundidades de Amaurot. Son momentos tan bien planteados que dejan una impronta imborrable. Final Fantasy XIV es el juego de la década, no solo por sus incuestionables méritos formales, sino por su estatus como obra viva con un viaje de redención y superación admirable y por cómo su ejemplo reivindica el papel del autor visionario incluso en los entornos corporativos más jerarquizados. Naoki Yoshida pasará a la historia del medio como máximo responsable de una gesta que nadie creería posible, por cómo se hizo cargo de un moribundo ya desahuciado y le insufló vida para transformarlo en el mayor logro de la fantasía japonesa.

2. The Witcher 3: Wild Hunt
3. Bloodborne
4. Death Stranding
5. Journey
6. The Last of Us Part II
7. God of War
8. Horizon: Zero Dawn
9. The Elder Scrolls V: Skyrim
10. Divinity: Original Sin II

Jorge Morla

1. Outer Wilds

Es innegable que, en los últimos 10 años, han surgido obras inmensas y redondas como The Witcher 3 o Red Dead Redemption 2. ¿Por qué, entonces, escoger como mejor título de la década un juego tan modesto como Outer Wilds? Pues porque su modestia puede ser técnica, pero su ambición temática y conceptual es infinita. Hablamos de una aventura espacial que mezcla mecánicas temporales con exploración planetaria, manejo de la gravedad cero y, sobre todo, una valentía temática que propone adentrarnos en el origen mismo del espacio-tiempo. El conflicto o la violencia quedan a un lado para dar prioridad a la gestión de la información en busca del origen del universo en una historia, para entendernos, con resonancias similares a la de 2001: Odisea del espacio, pero en tono amable. Donde la película de Kubrick luchaba por echar a patadas al espectador, la obra de Mobius Digital nos acompaña en nuestro viaje hasta el encuentro con el (¿creador del?) Universo en un viaje que marca un camino a seguir para todo el medio. Y esto no es, ni mucho menos, un logro menor.

2. Red Dead Redemption 2
3. Dark Souls
4. The Witcher 3
5. The Legend of Zelda: Breath of the wild
6. Super Hot VR
7. What Remains of Edith finch
8. Death Stranding
9. Celeste
10. Journey

Jorge Morla es periodista de EL PAÍS y editor de 1UP.

Lee más: elpais.com


Comparte con sus amigos!