Lo que quería decir Boris Johnson

Se supone que la información científica es un mero rumor mientras no se publique, pero hay varias formas de saltarse esa restricción venerable. A un científico se le puede ir la lengua en una entrevista, por ejemplo. También hay repositorios de preprints (borradores) que hacen pública una investigación que aún no ha sido tasada por científicos independientes (peer reviewed, o revisada por pares). Por último está el político bocazas que suelta lo que sabe por sus privilegiados canales oficiales sin aportar las pruebas. El arquetipo es seguramente el primer ministro británico, Boris Johnson, que anunció la semana pasada que había indicios de que la variante británica del coronavirus (B.1.1.7, también llamada VOC 20202/01) no solo se asociaba a una alta propagación, sino también a una mayor letalidad. No está claro por qué Johnson adelantó ese dato, pero el caso es que no presentó los argumentos ni las evidencias.

Seguir leyendo

Lee más: elpais.com


Comparte con sus amigos!