Lo cortés en el ocaso

Alejandra Ocasio-Cortés será algún día Presidenta de los Estados Unidos de Norteamérica, en la no tan inalcanzable utopía donde esa nación ponga en orden la etimología de su verdadero nombre (pues, América será siempre un inmenso continente del que forma parte esa unión de estados diversos), la definición de raza (concentrándose en la palabra humana), el reconocimiento de la especie –generalmente racional—, el tesoro irrecuperable de todos los recursos naturales (incluyendo la vida humana), la inutilidad práctica de tanto armamento de destrucción instantánea servido como comida rápida, incluso en las escuelas… y un largo etcétera que florecerá sobre todo en cuanto sus cartas magnas, códigos, modos y maneras digieran al lado del oprobioso racismo fundacional, el sexismo que ahora parece tambalearse gracias a la elevada dignidad de miles de mujeres, adolescentes y niñas que hicieron eco de la voz de Alejandra Ocasio-Cortés en plena Cámara de Representantes del otrora inmaculado Capitolio de Washington, D.C.

Seguir leyendo

Lee más: elpais.com


Comparte con sus amigos!