Líbano, el agujero negro de los nombres

El índice onomástico de Pity the Nation (Qué lástima de nación), de Robert Fisk, obra de referencia sobre la guerra civil libanesa, parece una profecía: actores de entonces copan el poder, a veces amistados con antiguos rivales, 30 años después del fin de la contienda y de la publicación del libro. El presidente Aoun, el caudillo druso Jumblatt, el falangista cristiano Geagea, el chií prosirio Nabih Berri, presidente del Parlamento ¡desde 1992! Los mismos partidos, idénticas siglas e injerencias: Amal, Hezbolá, Irán, Damasco, los epígonos de las siniestras cohortes cristianas Kataeb, trileros todos del puzle nacional.

Seguir leyendo

Lee más: elpais.com


Comparte con sus amigos!