Leviatán tras la vacuna

Esta semana, el reputado analista Wolfgang Münchau señalaba en este mismo periódico que Boris Johnson había negociado mejor la compra de vacunas al poner por delante la velocidad y la seguridad en el abastecimiento frente al criterio del precio. El coste a la larga sería, sin embargo, mucho mayor para la Unión Europea, tanto en vidas como en términos de legitimidad política, e incluso en pérdidas económicas. Es decir, que son las grandes compañías, y no los Gobiernos, quienes parecen tener en su mano las llaves de la prosperidad. Pero Münchau se equivocaba en una cosa: un proceso garantista en términos sanitarios es algo positivo y deseable, y la UE ha demostrado mucha capacidad de negociación para acordar los precios como mercado único. Lo que está por ver ahora es que sea capaz de ejercer su poder, sacar las garras del Leviatán, como los halcones británicos, y asegurar así el abastecimiento frente a los intereses de las farmacéuticas y de terceros países. La UE, efectivamente, se juega aquí todo su capital político.

Seguir leyendo

Lee más: elpais.com


Comparte con sus amigos!