Lenguado a la plancha con salsa de cacahuete

La sencillísima salsa de cacahuete que os presentamos hoy la hemos sacado del libro de cocina Lucky Peach: 101 Easy Asian Recipes de David Chang y Peter Meehan. Del primero ya os hemos hablado largo y tendido, os hemos recomendado sus libros, sus programas televisivos e incluso hemos publicado alguna de sus recetas. Si sigue sin sonaros, solo queda decir que es un chef estadounidense de origen coreano de cuarenta y pocos años, propietario de varios restaurantes asiáticos moderniquis repartidos por Estados Unidos, Canadá y Australia.

Su cocina es desacomplejada y desprejuiciada; mezcla con muchísima soltura lo asiático con lo europeo, lo gourmet con lo popular, la tradición con el gamberrismo. Chang consiguió ser reconocido con varias estrellas Michelin por platos como el de las virutas de foie gras con lichis de lata y guirlache de piñones. Otro ejemplo de sus creaciones es esta fideuà, que está a medio camino entre la paella y la guarrada máxima y que se prepara con fideos instantáneos de ramen machacados, caldo de pollo y moluscos, alioli y pimentón en exceso. En resumen, una receta capaz de provocar en pocos segundos un infarto de miocardio fulminante a valencianos y puristas culinarios.

Si David Chang es Don Quijote, Peter Meehan fue durante muchos años su Sancho Panza; autor de varios recetarios, excolumnista del New York Times y ahora también exeditor de gastronomía de Los Angeles Times. Hablamos de su relación en pasado porque desde que el verano pasado fue acusado de cometer abusos de autoridad y sexuales en la redacción del periódico californiano, el hidalgo Chang se ha desmarcado de su escudero Meehan.

Volviendo a la receta de la salsa de cacahuete, en el recetario se prepara como condimento para unos pinchos de ternera estilo satay, pero es un aderezo tan versátil que se puede usar para acompañar casi cualquier cosa; pollo, cerdo, pescado blanco, marisco, verdura y tofu. De hecho, conocemos a más de un padre y madre que ocasionalmente usan esta salsa para camuflar las comidas que más disgustan a sus vástagos. Ahí lo dejamos. ¡Pero, ojo, cuidado! La mantequilla de cacahuete y la crema de cacahuete no son el mismo producto. La mantequilla de cacahuete suele ser un producto procesado con un alto contenido en grasas saturadas porque lleva aceites hidrogenados tipo palma, azúcares refinados y sal.

Por el contrario, la crema de cacahuete (también llamada y etiquetada como pasta de maní) se elabora solo con cacahuetes tostados y triturados. La primera se vende en todos los supermercados. La segunda la podéis comprar en tiendas latinas, asiáticas y ecológicas. Si no la encontráis, triturad unos cacahuetes tostados hasta que se conviertan en crema y ya lo tendréis. Por último, Chang y Meehan proponen sustituir el agua caliente de su receta por leche de coco para darle más cremosidad, y es un acierto total.

Dificultad

Más fácil que convencer a tu hijo/a para que coma pescado.

Ingredientes

Para 2 personas

Para la salsa de cacahuete

Preparación

Si haces esta receta, comparte el resultado en tus redes sociales con la etiqueta #RecetasComidista. Y si te sale mal, quéjate a la Defensora del Cocinero enviando un mail a defensoracomidista@gmail.com

Lee más: elpais.com


Comparte con sus amigos!