Las mejores pulseras de actividad último modelo de 2020: Fitbit, Xiaomi Smart Band 5… y más | Escaparate

A punto de dejar atrás un año duro y complicado, dentro de unos días daremos la bienvenida a 2021. Coincidiendo con esta época, muchos usuarios se plantean nuevos objetivos y propósitos y, en este sentido, cada vez son más los que deciden que el momento de fomentar unos hábitos más saludables ha llegado. Por suerte, la tecnología está de su lado gracias a las mejores pulseras de actividad deportivas.

Este tipo de wearable se ha puesto de moda no solo por sus cómodos y atractivos diseños, sino por incluir un amplio abanico de prestaciones que te ayudan a llevar un registro de la actividad diaria y deportiva, a conocer las calorías que consumes o monitorizar las horas de sueño y su calidad; un buen descanso resulta igual de importante que hacer ejercicio o alimentarse sano. Además, estas pulseras de actividad van asociadas a una aplicación móvil desarrollada por su fabricante donde se registran distintos valores que pueden consultarse en cualquier momento.

Pulseras de actividad inteligentes, ¿qué modelos hemos probado?

Para realizar esta comparativa, hemos elegido el último modelo lanzado por cinco de las firmas más representativas dentro de esta categoría de producto. Son las siguientes: Fitbit Charge 4 (9), Huawei Band 4 Pro (8,75), Honor Band 5 (8,5), Realme Band (8) y Xiaomi Smart Band 5 (8,5).

Se han evaluado a partir del análisis de criterios como los que se indican a continuación:

– Diseño: con especial atención a su comodidad y materiales. Todas ellas tienen en común su resistencia al agua.

– Pantalla: ¿Qué tal se visualiza? ¿Qué nivel de brillo o contraste ofrece este panel? No solo tiene que verse bien en espacios cerrados, sino también en abiertos y que reciban la luz solar.

– Autonomía: la duración de la batería es importante y, en este sentido, las pulseras de actividad participantes ofrecen resultados bastante buenos.

– Experiencia de uso: va ligada al rendimiento que proporciona el dispositivo, cómo se desenvuelve uno a través de su menú, qué tal resulta y qué posibilidades brinda su aplicación móvil, y el registro de las métricas; gracias al software que incorporan, las pulseras de actividad otorgan métricas que en ocasiones —sin ser totalmente exactas— han ido mejorando a medida que se suceden las nuevas versiones que llegan al mercado.

Pulseras de actividad: ¿cómo funcionan? Así las hemos probado

A lo largo de tres meses, hemos ido probando cada una de estas cinco pulseras de actividad que se han convertido en un accesorio imprescindible en el día a día. Esto ha permitido comprobar su comodidad de uso, qué tal se comportan sus pantallas tanto en espacio abiertos como cerrados, y la autonomía que ofrecen en condiciones de uso normal. Asimismo, nos ha acompañado en nuestras sesiones de entrenamiento, sobre todo cuando hemos salido a correr, y luego con toda la información que recaba cada pulsera se ha profundizado en su aplicación móvil y posibilidades.

La pulsera Fitbit Charge 4 ha obtenido el primer puesto en esta comparativa. Es, sin duda, la pulsera de actividad más completa. Aunque su precio se dispara frente a sus competidoras, es un wearable muy completo en la mayoría de sus aspectos y además añade las funcionalidades del pago móvil (NFC) y GPS.

Pulsera de actividad Fitbit Charge 4: nuestra elección

Al igual que sucede con otros dispositivos de esta firma, para utilizarla y obtener un rendimiento mucho más completo hay que descargar la aplicación Fitbit. El proceso de emparejamiento a través de Bluetooth es rápido y la conexión con el teléfono es prácticamente inmediata. Cuando tienes la primera toma de contacto con la pulsera, percibes que su diseño es similar a su antecesora y que incorpora una pantalla OLED en blanco y negro sensible al tacto con una buena experiencia de uso en cualquier tipo de situación.

En su conjunto, el modelo proporciona un abanico de prestaciones completo y equilibrado. Sin embargo, lo que más resalta es la incorporación de un chip NFC para realización de pagos móviles y que viene con GPS integrado, prestación que comparte con la pulsera Huawei Band 4 Pro. Es la primera pulsera del fabricante que ofrece esta posibilidad, lo que significa que cuando haces ejercicio registra información relacionada con el recorrido, la distancia en tiempo real y el ritmo que alcanzas en cada salida.

Si nos centramos en el ejercicio físico, la pulsera de actividad Fitbit Charge 4 calcula la actividad dependiendo de la intensidad que alcances y la registra a partir de una métrica llamada Minutos en Zona Activa. Es muy fácil. Dado que un minuto de reloj no equivale a un minuto de práctica deportiva, a mayor intensidad más minutos acumulados. El objetivo clave ante cualquier meta que uno se marque es la posibilidad de establecer retos y activar recordatorios que obligan a levantarte cada hora para que te des un pequeño paseo.

Pulsera de actividad Huawei Band 4 Pro: la alternativa

Para sacar el máximo partido a esta pulsera de actividad, lo aconsejable es descargarse la aplicación Huawei Health que se encuentra disponible tanto para Android como iOS. Ha demostrado ser una alternativa interesante con un destacado rendimiento si se tiene en cuenta que integra un sistema GPS que funciona mejor de lo esperado, y que la precisión de los datos que recopila es bastante fiable; datos que incluyen el ritmo cardíaco, los pasos o la actividad del día a día. Analiza, asimismo, la calidad del sueño y permite el registro de la saturación del oxígeno en sangre.

Con una resistencia al agua de hasta 50 metros, sus modos de deporte incluyen, entre otros, natación en piscina y aguas abiertas, correr al aire libre y los modos específicos de remador y elíptico. ¿Qué tal resulta su ergonomía? La pulsera es muy cómoda de llevar y los acabados que ofrece transmiten buenas impresiones desde el primer momento.

Su pantalla en color AMOLED de 0,95 pulgadas tiene una exquisita respuesta al tacto, para así desenvolverse cómodamente a través de sus menús; logra una resolución de 240 x 120 ppp y el brillo ofrecido proporciona una buena experiencia de uso tanto en espacios abiertos como cerrados. La batería de la pulsera de actividad Huawei Band 4 Pro se recarga en algo más de una hora y media, 100 minutos, y a cambio obtienes una autonomía de entre nueve y diez días.

Pulsera de actividad Xiaomi Smart Band 5: la mejor relación calidad-precio

La sucesora de la pulsera de actividad Xiaomi Smart Band 4 luce un diseño similar al de su antecesora, pero con ligeros cambios. Por ejemplo, siendo más ligera (pesa 11,9 gramos) incorpora una pantalla AMOLED un poco más grande de vidrio reforzado 2.D: de 0,98 pulgadas pasa a 1,1 pulgadas. Este pequeño aumento se agradece al desplazarse a través de sus opciones de menú o consultar las notificaciones recibidas del smartphone. Además, su resolución y brillo es superior, lo que viene muy bien en espacios al aire libre.

Otro detalle significativo de la pulsera de actividad Xiaomi Smart Band 5 que llama la atención a primera vista es que Xiaomi ha optado por un práctico cargador magnético que alimenta su batería en unas dos horas. Aunque este amperaje se ha reducido de los 135 mAh a los 125 mAh, esto no impide que la pulsera llegue a facilitar una autonomía próxima a los 12 días.

Con un registro continuo del ritmo cardíaco, mide el sueño, monitoriza los niveles de estrés (parámetros que quedan registrados a través de la aplicación Mi Fit) y refuerza su compromiso con la práctica deportiva. Lo hace no solo emitiendo por ejemplo alertas de los kilómetros recorridos sino ofreciendo hasta 11 modos de deporte: ciclismo, carrera, natación en piscina (es sumergible hasta 50 metros), estilo libre, elíptica, ciclismo indoor, correr al aire libre, caminata deportiva, máquina de remo, saltar a la comba y yoga.

Queremos destacar también la opción PAI de su menú principal. Este indicador fomenta igualmente la actividad física y el ejercicio ya que el objetivo es alcanzar cada semana 100 puntos. Otras novedades que introduce son: seguimiento de la salud femenina (menstruación) y tomar fotos en remoto utilizando la pulsera de actividad como disparador.

Pulsera de actividad Honor Band 5 

La pulsera de actividad Honor Band 5 es un dispositivo que desprende buenas sensaciones desde el primer instante en que te la colocas. Presenta un buen acabado y construcción, y al igual que sus competidoras es muy ligera (pesa 23 gramos). Se puede encender de dos maneras: girando la muñeca (característica que comparte con otros modelos de su clase) o pulsando el botón táctil que hay situado debajo de su pantalla. En ambos casos, la reacción del wearable es instantánea.

Su pantalla a color AMOLED de 0,95 pulgadas y 240 x 120 ppp, que por cierto se integra muy bien en el cuerpo de la pulsera, proporciona una buena experiencia de uso y la respuesta táctil es perfecta. Además, la nitidez, el brillo o el contraste que proporciona te sorprenden positivamente. Por tanto, moverte a través de su menú resulta cómodo al acceder a sus distintas opciones: cuantificador de pasos, frecuencia cardíaca, medidor de nivel de oxígeno en sangre, registro del sueño, entrenamiento con acceso a diez prácticas deportivas incluida la natación, control remoto de la música, notificaciones y pestaña adicionales con acceso a un temporizador, cronómetro o consulta del nivel de la batería que puede durar hasta 12 días según nuestras pruebas.

En relación a esta última, comentar que la pulsera de actividad Honor Band 5 se recarga a través de un sistema que incluye una pequeña pieza que se adhiere a la parte posterior del reloj y que incluye conectividad USB para alimentarla desde el ordenador. La aplicación que complementa a la Band 5 es la misma que la de la pulsera Huawei Band 4 Pro.

Pulsera de actividad Realme Band

Es comodísima, tanto que te olvidas de que la llevas puesta. Con un peso de 20 gramos y resistente al agua, lo primero que llama la atención es que se recarga a través de USB, pero de manera especial. Este puerto permanece oculto en uno de los laterales de la pulsera y para conectarlo al ordenador y cargarla necesitas extraer una de sus correas; hay que ejercer un poco de fuerza para conseguirlo. La autonomía en condiciones de uso normal ronda la semana de uso.

La otra característica que la hace diferente se encuentra en su pantalla a color, que tiene un tamaño de 0,96 pulgadas y 80 x 160 píxeles. ¿La razón? Que no es táctil. Incorpora un botón háptico situado en la parte inferior para desplazarse a través su menú. Así, para entrar en una opción u otra debes dejarlo pulsado unos tres segundos aproximadamente. Este menú incorpora, por otra parte, un número muy reducido de funciones pues solo muestra los pasos dados, la frecuencia cardíaca y tres de los nueve modos de deporte que soporta.

Llegados a este punto, para sacar el máximo provecho a la pulsera de actividad Realme Band, se hace necesaria la aplicación Realme Link, de momento solo disponible para Android. En ella, eliges qué tres actividades deportivas deseas añadir a la pulsera para llevar un registro de la actividad. Las opciones son: criquet, yoga, carrera, caminar, ciclismo, senderismo, ejercicio, spinning y excursiones en bicicleta. También es posible activar qué notificaciones quieres recibir, establecer una alarma, recordatorios para beber agua o el objetivo de pasos diarios.

Aunque el brillo de la pantalla se ajusta desde la propia app, es mejorable en espacios al aire libre y con luz (en interiores se ve perfectamente). Como monitor inteligente para la salud, informa de las calorías consumidas y lleva un registro del sueño.

¿POR QUÉ DEBES CONFIAR EN MÍ?

Llevo en el periodismo tecnológico casi dos décadas. En todo este tiempo, he tenido el privilegio de comprobar cómo avanza la tecnología para hacer que el día a día sea más fácil y contarlo en diferentes medios. Aunque ya he perdido la cuenta de cuántos productos han pasado por mis manos, confieso que las ganas y las sensaciones siguen siendo las mismas. Portátiles, tabletas, teléfonos, cámaras de fotos, pulseras de actividad, relojes inteligentes… No me pongo límites a la hora de elegir un dispositivo y exprimir al máximo sus posibilidades como buena consumidora de tecnología.

Lee más: elpais.com


Comparte con sus amigos!