Las mejores lavasecadoras baratas | Escaparate

La ausencia de tendedero o terraza, el mal tiempo, la humedad… Hacer la colada y tender la ropa para que se seque no siempre es fácil o cómodo. Y por eso son muchos los que eligen una secadora como acompañante de su lavadora. Pero, ¿qué pasa cuando no hay espacio para tener ambos electrodomésticos? La solución son las lavasecadoras, aparatos que hacen ambas funciones.

Pese a lo que pueda parecer, su instalación es muy sencilla (igual que la de una lavadora) y, como muestran los modelos seleccionados para esta comparativa, no es necesario hacer una gran inversión para tener resultados aceptables: pueden encontrarse desde unos 350 euros.

¿Qué es una lavasecadora? Las mejores que hemos probado

Para esta comparativa hemos seleccionado tres modelos de lavadora secadora que tienen en común su capacidad (8 kilos de lavado y 5 kilos de secado) y una velocidad de centrifugado de hasta 1.400 revoluciones. Además, se caracterizan por su precio ajustado, estando entre los modelos más económicos de entre el catálogo de los fabricantes.

En concreto, se trata de Beko HTV 8716 DSW BT (con una valoración media de 9 puntos), Candy CSW 485D/5-S (8) y Hisense WFGA8014V (8,25).

De estos modelos, que ofrecen en un mismo aparato la posibilidad de lavar y secar, se ha valorado:

– Diseño: todos los modelos elegidos son acabados en color blanco, aunque su estética difiere, con estéticas más modernas, con control digital…

– Funciones de lavado: la variedad de programas de lavado incluidos (y los que se pueden añadir) y cómo queda la ropa de distintos tejidos tras un ciclo de lavado.

– Funciones de secado: ¿qué programas de secado incluye? ¿Los hay para distintos tejidos? ¿Se pueden ajustar a la cantidad de ropa introducida en el tambor o la intensidad del secado?

– Personalización de los programas: pese a venir con un número de programas predeterminados, en algunas ocasiones pueden personalizarse para cambiar la temperatura a algunos niveles, el centrifugado… También es posible descargar algunos adicionales a través de una app móvil.

– Conectividad: si tienen Bluetooth, NFC, y para qué se emplea esta conexión, además de la facilidad del emparejamiento.

– Gasto energético: su certificado de eficiencia energética y las funciones de ahorro que traen integradas.

– Otros: otras funciones adicionales que puedan incorporar relacionadas con la gestión del lavado o del secado, con el diseño (altura de la puerta, por ejemplo), etcétera.

Cómo elegir la mejor lavadora secadora

Para la prueba de estas lavadoras secadoras hemos empleado más de 60 horas, utilizándolas (de una en una) durante un mínimo de tres semanas en las que se han convertido en el electrodoméstico principal para la colada familiar. Con tres ciclos semanales, se han probado con todo tipo de tejidos en su función de lavadora, así como para secar los que así lo permitían. Durante este tiempo se ha prestado especial atención al rendimiento de los distintos programas, incluidos los rápidos o ultrarrápidos.

El modelo ganador es el propuesto por Beko que, con su precio ajustado, tiene un diseño muy atractivo y ofrece un rendimiento adecuado en las funciones de lavado y secado, un buen número de opciones de programas predeterminados y la posibilidad de descargar algunos adicionales a través de una app móvil.

Beko HTV 8716 DSW BT: nuestra elección y mejor relación calidad-precio

Su diseño es muy moderno, con una amplia puerta de acceso al tambor en color negro que ofrece una estética más atractiva que la del resto de modelos de la comparativa. Tiene múltiples modos de lavado, secado y mixtos para que se pueda elegir el más adecuado para cada caso. Destaca, por ejemplo, el llamado Wash & Wear, que lava y seca 1 Kg de ropa en una hora.

Su funcionamiento es muy sencillo y se gestiona a través de una rueda de control y un conjunto de botones situados bajo su pantalla que permiten realizar ajustes de temperatura, velocidad de centrifugado o tiempo, entre otros. También hay uno específico para la conectividad, ya que esta lavasecadora tiene Bluetooth para conectarse al teléfono móvil a través de una app y descargar otros programas o controlar su funcionamiento. La configuración con un iPhone cuesta un poco.

Como lavadora, su rendimiento es muy bueno, sobre todo teniendo en cuenta su precio. Incluso los modos de lavado rápido (desde 14 minutos, aunque tras las pruebas recomendamos el de 28 que se amplía hasta 38 al subir la temperatura a 40º y el centrifugado a 1.400 revoluciones) ofrecen un desempeño adecuado, sin dejar manchas de detergente en la ropa, que sale con poca humedad y no demasiadas arrugas. La única pega en este aspecto es que, pese a estar nivelada, siempre deja algo de agua en la goma.

Como secadora, por otro lado, y como ocurre con todos los modelos probados, es necesario algo más de tiempo para que la ropa salga seca que con secadoras dedicadas. Sus dos programas principales diferencian entre prendas de algodón y de tejido sintético que, a su vez, se ajustan en función del grado de secado deseado (para planchar, colgar, por tiempo…).

Hisense WFGA8014V: la alternativa

Destaca por su consumo energético, con certificado A+++; algo nada desdeñable en este tipo de dispositivos, ya que la función de secadora suele gastar mucha energía. Durante el lavado, tiene una función que ayuda a saber la cantidad exacta de detergente que se necesita, evitando usar demasiado; algo que además de suponer un gasto innecesario también puede provocar que queden manchas en la ropa y, a largo plazo, provocar averías. Es bastante delicada con la ropa lo que, según el fabricante, se debe entre otros motivos a su tambor. Es la menos ruidosa durante el centrifugado.

Posee un botón específico de encendido, otro de inicio y pausado del ciclo y una rueda digital de selección de los programas. Toda la información se muestra en una amplia pantalla situada en el frontal que, además, informa del consumo de cada programa (tanto de energía como de agua). Por la diferencia que supone con respecto a la competencia, destacamos el modo Power Wash 59’, que permite lavar media carga en aproximadamente una hora.

En general, es un modelo muy equilibrado en cuanto a sus prestaciones y rendimiento, sin grandes alardes en su funcionamiento pero sin desventajas destacables. Sus valoraciones son algo inferiores a la ganadora de la comparativa porque tiene algunas limitaciones más en cuanto a la personalización de los modos de uso.

Candy CSW 485D/5-S

Es capaz de adaptar el tamaño de la carga gracias a un conjunto de sensores de peso y ajustar automáticamente la cantidad de agua y electricidad necesaria. Con un total de 14 programas, ofrece opciones rápidas y ultrarrápidas y una mixto para lavar y secar 7 Kg de forma continua. Cuenta con Bluetooth para conectarse a la app Simply-Fi y la configuración es muy sencilla, ya que gracias a la tecnología NFC se vincula con smartphones compatibles con solo ponerlos en contacto. Entre sus posibilidades, revisar el estado de la máquina, acceder a informes sobre consumo, consejos de uso, descargar programas adicionales de lavado o secado…

Ambas tareas las realiza de forma adecuada, aunque sorprende muchísimo lo ruidosa que es durante el centrifugado. Un detalle que nos ha gustado mucho de el diseño es su puerta, muy grande y colocada algo más alta de lo habitual, de tal manera que no hace falta agacharse tanto para introducir o sacar la colada y que también es cómoda a la hora de introducir prendas voluminosas como edredones, cortinas…

Lee más: elpais.com


Comparte con sus amigos!