Las mejores lámparas LED de escritorio para estudiar o teletrabajar | Escaparate

No hay duda de que la mejor luz para trabajar o estudiar es la natural, es decir, la que procede del sol. Sin embargo, todos sabemos que no siempre es posible y la duda surge sobre qué lámpara adquirir para nuestro escritorio. Los flexos de escritorio led que incorporan estos sistemas de iluminación son la opción más recomendable frente a los provistos de bombillas tradicionales por distintas razones: su vida útil es superior, como el consumo que hacen es inferior se favorece el ahorro energético, se evitan los parpadeos, la emisión de calor es mínima, cuidan más el medio ambiente porque en su fabricación se prescinde del plomo y el mercurio…

¿Cuál es la mejor luz para trabajar o estudiar?

Por otra parte, conviene tener en cuenta a la hora de adquirir flexos de escritorio algunas consideraciones más técnicas como, por ejemplo, los lúmenes que ofrece una lámpara de mesa de este tipo. Entre los 400 y 500 es lo recomendable para una mejor experiencia. Otro valor es el Índice de Reproducción Cromática (ICR) que favorece la reproducción de los colores cuanto más alto sea este dato (100 es lo máximo). También está la temperatura de la luz: se mide en grados Kelvin (K) y se sugiere una cantidad que oscile entre los 4.000º y 5.000º.

¿Qué color de luz es mejor para mejorar nuestro rendimiento?

En cuanto a qué color de luz es mejor, la respuesta es una luz fría porque las cálidas están aconsejadas para crear atmósferas o situaciones de relax. Por último, no hay que olvidar cómo colocar la lámpara en tu mesa de estudio o de trabajo, pues su ubicación podría afectar a tu rendimiento. Por suerte, muchas incorporan diseños flexibles para que los adaptes a tus necesidades.

¿Qué modelos de flexos hemos analizado?

Para realizar este artículo, se ha establecido un presupuesto máximo de 30 euros. Las mejores lámparas de escritorio que hemos elegido son las siguientes: BTfarm LTL-LD01 (7,75) Jukstg HD1310A (8,75) Stator, lámpara de escritorio led (9,25) y Wilit T3 (8,25).

Estos han sido los criterios tenidos en cuenta en sus respectivos análisis:

– Materiales: su calidad y acabados son importantes para garantizar la durabilidad de los modelos.

– Diseño: todos incorporan un diseño flexible, pero las sensaciones que trasladan no son iguales. Varían ligeramente.

– Opciones de personalización: además de los niveles de brillo entre los que puedes elegir, se ha valorado que incorporen varios modos de uso que ajustan la temperatura del color.

– Experiencia: si la lámpara cumple con su función, ilumina bien, incorpora funcionalidades extra como función de apagado automático…

Así hemos probado las mejores lámparas led de escritorio

Las pruebas han consistido en utilizar durante varios días cada una de estos cuatro flexos de escritorio disponibles en Amazon para comprobar cómo funcionan, qué características ofrecen, si la iluminación que proporcionan era la adecuada y cubría nuestras necesidades…

Todas las lámparas de sobremesa son una opción recomendable, pero la que ha obtenido la mejor valoración es el modelo de Slator. Es el más completo de todos porque dispone de niveles de brillo, cinco modos de color y la calidad de sus materiales es la mejor. Además, incorpora una función de apagado automático y un puerto USB para la carga de dispositivos móviles. Hay que añadir, por otro lado, que ofrece la mejor iluminación y la vista se siente cómoda.

Flexo de escritorio led Slator

El flexo de escritorio led Slator ofrece un diseño minimalista que, además, se puede plegar. La calidad de sus acabados es buena y sobre todo nos ha gustado que su brazo es de metal, lo que aporta una mayor durabilidad; brazo que, por cierto, se puede ajustar al ángulo que se prefiera para mayor comodidad. El eje de su base, que aporta una óptima estabilidad, también es ajustable y personalizable.

Funciona conectado a la toma de la corriente eléctrica a través del cable microUSB que viene en su caja (el adaptador no está incluido, pero vale cualquiera que tengas en casa). Esta conexión se encuentra en la parte trasera de su base: al lado cuenta con un puerto USB para cargar algún dispositivo electrónico portátil.

Esta misma base ha sido provista, por otro lado, de varios controles sensibles al tacto que proporcionan una buena respuesta. Además de encender y apagar la lámpara, puedes ajustar el brillo a través de 10 intensidades. Mientras, su modo color te permite elegir entre cinco opciones para propiciar el ambiente que más te gusta o con el que tus ojos se sientan más a gusto. Su fabricante, que ha integrado 52 puntos LED, ha añadido asimismo una función de apagado automático que permite elegir entre dos tiempos. Un toque corto activa la opción de 30 minutos y el largo la de 60 minutos. Con un flujo luminoso de 500 lúmenes, cumple perfectamente con su cometido y la vista no se cansa.

Flexo de escritorio led Jukstg HD1310A

Tiene unas dimensiones idóneas para cualquier mesa de trabajo y, al igual que los flexos con los que compite, su peso ligero te permite llevarla cómodamente de un lugar a otro de la vivienda. Su acabado denota durabilidad y calidad, mientras que su diseño plegable facilita ajustar sin esfuerzos qué ángulo de iluminación y posición eliges: si la base puede girar hasta 90º, el brazo lo hace hasta 180º.

Con un flujo luminoso máximo de 400 lúmenes, el flexo de escritorio led Jukstg ofrece una buena iluminación y no notas fatiga visual. Para ello, su fabricante ha incorporado 36 LED. Los controles son táctiles y puedes ajustar el brillo mediante sus botones + y –. Además, es posible escoger entre cuatro modos de uso que son: lectura, suave, relax y dormir. Lo cierto es que te acostumbras muy rápido a su manejo. También se agradece que puedas activar su función de apagado automático para que la lámpara de mesa se apague pasada una hora (este botón se encuentra al lado del de encendido/apagado). Como sucede con el modelo de Stator, incorpora un puerto USB para la recarga de dispositivos móviles.

Flexo de escritorio led Wilit T3

Tiene la estética más original de toda la comparativa gracias a su cuello de cisne, que incorpora un diseño completamente flexible —para que el flexo quede a la altura que elijas— y cabeza giratoria. El acabado de sus materiales es correcto y, entre otros, su fabricante ha utilizado silicona. Mientras, la base sobre la que se asienta la estructura es original y realiza sus funciones sin problemas.

La lámpara de escritorio led Willit T3 ha sido provista de 34 LED que proporcionan una buena luz si se busca un modelo que brinde una buena experiencia de uso para estudiar o trabajar, y aunque su flujo luminoso es de solo 200 lúmenes realizan un óptimo trabajo. Al igual que otros modelos de su clase, ofrece varios niveles de brillo entre los que elegir. En este caso son tres y se seleccionan desde el botón táctil situado en la parte central de la base: basta con pulsarlo para pasar de uno a otro.

Esta base muestra, por otra parte, un llamativo diseño esférico que a ambos lados proyecta luces de colores y que como ambientación resulta de lo más original; se podría utilizar incluso como mesita de noche si se tienen niños pequeños y se busca una luz que les relaje. Para ello, ofrece un carrusel de colores que rodea el botón de selección del brillo y permite elegir la tonalidad favorita. La otra opción es ponerlo en modo automático para que la lámpara vaya pasando de un color a otro. Esta segunda alternativa es mucho más práctica, sobre todo porque a veces no resulta fácil elegir con exactitud la tonalidad que quieres.

Flexo de escritorio led BTfarm LTL-LD01

De las cuatro lámparas de flexo LED, es la única que incorpora una batería recargable (1.200 mAh de capacidad), por lo que no es necesario que esté conectada a la corriente eléctrica todo el rato. Que sea un modelo inalámbrico se agradece porque así despejas cualquier cable de por medio. No obstante, se echa en falta una mayor autonomía, por lo que si tienes que estar sentado muchas horas delante del ordenador o tus papeles de trabajo debes tenerla conectada todo el tiempo.

Ocupa poco espacio y es bastante más ligera que sus competidoras. ¿Qué tal la experiencia de uso? Cumple con el propósito que se espera de una lámpara de escritorio de estas características. El nivel de brillo es seleccionable y, además, incorpora un modo específico para que la utilices como mesita de noche, ya que uno de sus controles táctiles activa esta opción. En lo que a materiales y acabados se refiere, el flexo de escritorio led Btfarm deja buenas impresiones aunque en este apartado sus adversarios han obtenido una puntuación mejor. El brazo es completamente articulable para facilitar su colocación. La parte superior de la base incluye un portalápiz y se puede utilizar también como soporte para el teléfono móvil.

¿POR QUÉ DEBES CONFIAR EN MÍ?

Llevo en el periodismo tecnológico casi dos décadas. En todo este tiempo, he tenido el privilegio de comprobar cómo avanza la tecnología para hacer que el día a día sea más fácil y contarlo en diferentes medios. Aunque ya he perdido la cuenta de cuántos productos han pasado por mis manos, confieso que las ganas y las sensaciones siguen siendo las mismas. Portátiles, tabletas, teléfonos, cámaras de fotos, pulseras de actividad, relojes inteligentes… No me pongo límites a la hora de elegir un dispositivo y exprimir al máximo sus posibilidades como buena consumidora de tecnología.

Lee más: elpais.com


Comparte con sus amigos!