Las mejores cafeteras de goteo que puedes encontrar ‘online’ | Escaparate

Pese a que hay opciones más modernas, muchos amantes del café siguen prefiriendo los modelos tradicionales, las cafeteras de goteo (también conocidas como americanas o cafeteras de filtro), para preparar sus bebidas. Son rápidas, no generan desperdicios más allá de los posos, son más económicas que otras opciones y, además, pueden utilizarse con cualquier tipo de café molido.

Cuál es la mejor cafetera de goteo programable

Para esta comparativa hemos decidido probar cuatro modelos de distintos fabricantes: el más avanzado de su catálogo por menos de 40 euros. Así, nos encontramos con: Jata CA290 (con una puntuación media de 7,5), Philips Daily Colection HD7462 (8), Russell Hobbs Colours Plus+ Frame Red (9) y Solac Stillo CF4028 (8,25).

La propuesta ganadora es la cafetera de goteo Russell Hobbs gracias a que, durante las pruebas, ha demostrado ser la que mejor café prepara. Además, es programable y tiene un diseño muy cuidado y atractivo.

Comparativa de las mejores cafeteras de goteo

Para llegar a este resultado, hemos probado cada cafetera de goteo con distintos cafés molidos (tueste natural, mezcla y descafeinado) durante un mínimo de dos semanas, haciendo además catas comparativas en las que han participado cuatro bebedores habituales.

En ellas se han valorado cuatro aspectos, que engloban otras tantas variables adicionales:

– Diseño de la cafetera. En primer lugar, su apariencia estética. Pero también su tamaño, construcción de los distintos componentes, facilidad de montaje y desmontaje, de limpieza…

– Facilidad de uso. Pasos que hay que dar para preparar el café, posibilidad de regular el número de tazas de café, número de controles y si su uso es intuitivo…

– Sabor del café. Esta es quizá la parte más subjetiva de la comparativa; razón por la cual se ha contado con la colaboración de cuatro personas, que han valorado el aroma, el sabor y la textura del café, entre otros. De la media de sus puntuaciones ha salido la nota final.

– Otros. En este punto se engloban el resto de características: indicadores de llenado del depósito, posibilidad de programar la máquina, si cuenta o no con placa calefactora para mantener caliente el café…

Cafetera de goteo Russell Hobbs

Su exterior rojo con detalles en acero inoxidable, con un acabado muy cuidado, destaca entre las demás propuestas. También lo hace en el día a día, consiguiendo un café con un sabor excelente. Para ello, eso sí, hay que cogerle el truco a la proporción de café y agua: la propia firma recomienda utilizar 6 gramos por taza grande y 4 por taza pequeña, e incluye una cuchara medidora (está escondida en uno de los laterales). Su jarra tiene una capacidad de 1,25 litros (para 10 tazas grandes o 15 pequeñas) y ha sido fabricada en cristal, también con algunas zonas en acero. El control de la elaboración se realiza desde un conjunto de botones ubicados en su base, de fácil acceso y reconocimiento, aunque nos preocupa un poco su seguridad en caso de derrames accidentales.

Dos detalles más que merece la pena comentar. Para la preparación del café emplea una tecnología denominada WhirlTech que distribuye el agua en forma de remolino, repartiéndose más uniformemente por todo el café y mejorando la temperatura de infusión y la extracción. De ahí que, para Russell Hobbs, sea más sabroso. Tiene sus limitaciones: solo se puede configurar una hora, que se mantendrá fija todos los días de la semana. Luego el café se mantiene caliente 40 minutos gracias a su placa calefactora. Pasado ese tiempo, se apaga sola.

Cafetera de goteo Solac Stillo 

Aunque su jarra tiene capacidad para preparar hasta 12 tazas de café (1,5 litros), permite preparar menos: basta con echar menos agua (se ve la cantidad que tiene en su lateral, medido precisamente en base al número de tazas) o presionar sobre un botón cuando se llegue al nivel deseado. También incluye una función de programación para que se ponga en marcha sola.

Permite una única configuración de hora, que se realiza desde los controles situados en su frontal, muy básicos aunque con un funcionamiento algo confuso los primeros días de uso, en los que hay que mirar continuamente las instrucciones para hacerlo bien. Nos explicamos. Para programar, por ejemplo, hay que pulsar el botón específico para ello y fijar la hora actual. Luego, se vuelve a pulsar otra vez, y ya sí aparece la palabra TIMER en su pantalla, permitiendo elegir cuándo se pondrá en marcha. Al terminar, se selecciona el botón de encendido/apagado. Sabremos si está bien configurada si el piloto azul del botón está encendido. Y es posible salir o entrar de este modo, o incluso cancelarlo, pulsando repetidas veces la tecla ON/OFF.

Un detalle muy positivo es que incorpora un filtro permanente extraíble y lavable, por lo que no es necesario utilizar ninguno adicional. Viene con una cuchara para medir la cantidad de café (se recomiendan 6-7 gramos por taza).

Cafetera de goteo Philips Daily Colection

Todas las piezas (las desmontables, claro) de esta cafetera son aptas para su limpieza en el lavavajillas. Por ejemplo, su jarra, con capacidad para 10-15 tazas (1,2 litros) y que cuenta con una interesante boquilla inteligente en su interior encargada de remover el café, para que el aroma sea óptimo y uniforme, desde la primera a la última taza. Lo cierto es que es una de las que prepara una bebida con mejor sabor y aroma. En la tarea invierte aproximadamente 10 minutos, que se reducen si se echa algo menos de agua: en todo momento se puede ver la cantidad que hay en su interior.

Solo hay que tomar una precaución: asegurarse de que el filtro está colocado bien, porque si no la bebida se derrama fuera. Una vez terminado, se apaga automáticamente después de 30 minutos, ahorrando energía.

Cafetera de goteo Jata CA290

Es posiblemente el modelo más sencillo de la comparativa, con funciones básicas. Así, cuenta con una jarra de cristal con tapa con capacidad para hasta 12 tazas de café, incluye un filtro permanente que hace que no haya que comprar unidades desechables y cuenta con sistema antigoteo. Además, se desconecta automáticamente cuando lleva un tiempo sin usarse. A grandes rasgos, estas son sus características.

Tarda unos segundos más en empezar a salir el café que con otras opciones, y la bebida resultante tiene una calidad en cuanto a sabor y aroma aceptables. Durante las pruebas, además, hemos notado que hay que tener cuidado con llenarla mucho, porque eso provoca algunos fallos de filtración y la aparición de posos.

Lee más: elpais.com


Comparte con sus amigos!