Las grietas jurídicas del “prohibido despedir”

La difícil situación económica y las malas perspectivas para lo que resta de año ensombrecen aún más el panorama laboral. Los ERTE, la solución estrella del Gobierno para capear el temporal, comienzan a no ser suficientes para salvar los problemas que sufren muchas empresas. Según relatan varios bufetes, cada vez son más las que se plantean transformar las suspensiones de contratos en despidos colectivos. Ejemplo de ello es que, desde el pasado 1 de julio, el Departamento de Trabajo de Cataluña ha registrado un total de 94 Expedientes de Regulación de Empleo (ERE) para despedir a un total de 4.350 personas, una cifra que cuadriplica la del mismo periodo del año pasado.

Seguir leyendo

Lee más: elpais.com


Comparte con sus amigos!